• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Una investigación liderada por el Museo de Ciencias Naturales de Granollers, en Barcelona, documenta el caso de una población de comadrejas que está sufriendo un fuerte declive en el noreste de la península ibérica.

    El estudio, publicado en la revista Mammal Research, analizó las razones de esta disminución a través de la monitorización de su principal presa: el ratón de campo

    Los investigadores notaron en seis parques naturales de la provincia de Barcelona un cambio en la abundancia de comadrejas en dos periodos, desde 1995 a 1998 y de 2008 a 2015.

    “Las capturas de comadreja permiten señalar que estos carnívoros respondieron con retraso a los cambios en la abundancia del ratón de campo solo durante el primer periodo”, indica a Sinc Ignasi Torre, investigador en el museo catalán y autor principal del trabajo.

    En el primer periodo, los expertos consideran que la presencia de la comadreja se debió a un brote de los ratones después de un año anormalmente húmedo, lo que aumentó la tasa de crecimiento de la población de roedores. En el segundo periodo, la situación fue muy diferente.

    La frecuencia de ocupación de la comadreja disminuyó entre el 57% y el 8,3% entre ambos periodos de estudio”, alertan. De 2008 a 2015 se produjo una sola captura del pequeño carnívoro, “lo que puso de manifiesto la falta de respuesta de las comadrejas frente a sus presas”.

    Las causas del fenómeno

    Tras la investigación, se llegó a la conclusión de que la ausencia de actividad podría relacionarse con la aforestación, un proceso que se produce como consecuencia del abandono de la tierra y que consiste en establecer nuevos bosques donde históricamente no ha habido árboles.

    “Este proceso hace que el hábitat de la comadreja sea cada vez más desfavorable, incrementa el riesgo de depredación entre rapaces y carnívoros, y disminuye la disponibilidad de presas como los micromamíferos”, señala Torre.

    La aforestación afecta a las comadrejas porque estas prefieren espacios abiertos y las fuerza a usar los márgenes de las carreteras en entornos forestales, lo que incrementa el riesgo de atropello.

    Otro de los factores que explicaría la disminución de estos animales es el cambio climático. Con el cada vez más acusado aumento de temperaturas y la reducción de las precipitaciones, los pequeños mamíferos tendrán cada vez menos alimentos.

    Los datos obtenidos podrían ser extrapolables a otras zonas del territorio peninsular donde se estén produciendo cambios ambientales similares.

    Comadreja destruye y paraliza el sistema eléctrico del CERN hasta quedar carbonizada

    Fotos ganadoras del Funniest Animal Photos 2018

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...