• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Un total de 292 cocodrilos que vivían en un criadero de protección animal para la especie, que tenía licencia de Nueva Guinea desde 2013, fueron asesinados de manera criminal por un grupo de habitantes de Papúa Occidental en Indonesia, quienes decidieron acabar con ellos tras la muerte de un vecino.

    “Los cocodrilos fueron capturados y sacados de su habitat para ser apuñalados hasta la muerte. Fue algo horrible de ver”, dijo un testigo de la masacre. En el lugar de los hechos, había ejemplares adultos y crías que estaban siendo cuidados para evitar su extinción.

    Según la policía local, la granja que posee el criadero animal, tenía todos los permisos legales para funcionar. Sin embargo, esto no fue suficiente para detener la adrenalina de las masas y ni cuarenta funcionarios de la policía pudieron controlar a la multitud.

    Tras el funeral del hombre 48 años de edad, que murió al caer en un charco con cocodrilos el viernes pasado cuando cortaba hierba para el ganado, los vecinos enardecidos –unos 600 residentes de la zona- se saltaron la Ley de protección animal y con cuchillos, martillos y palos, atacaron a los animales hasta dejarlos sin vida, así lo indicaron testigos de los hechos.

    Una agencia de noticias internacional señaló que el director de la Agencia de Conservación de Recursos Naturales de Papúa Occidental, Basar Manullang, rechazó el acto y afirmó que con él se viola la ley sobre protección de propiedades.

    Recordó que la granja de cocodrilos tenía permisos oficiales del Ministerio de Medio Ambiente y Bosques para operar, y funcionaba para proteger especies protegidas de agua salada y cocodrilos. 

    Con respecto a la convivencia local y la seguridad tanto de los habitantes como de los animales en cuestión, Manullang destacó que es necesario que estas granjas sean instaladas en lugares apartados de las comunidades, “para evitar que suceda nuevamente” algo así.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...