• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El miedo irracional a determinados animales es un temor frecuente. Arañas y serpientes suelen ser las que más fobias generan pero, sin embargo, la fobia que más impacto tiene en la vida de millones de personas es el miedo a los perros, conocido técnicamente como cinofobia, que se estima que afecta a entre el 7% y el 9% de la población, mayormente infantil.

    Hay perros de todas las razas. Y es que hay personas que solo manifiestan la cinofobia ante determinados tipos de canes, generalmente los señalados como potencialmente peligrosos. Sin embargo, lo más habitual es que las personas que padecen cinofobia muestren el miedo irracional ante cualquier tipo de perro, independientemente de su tamaño, color o raza.

    Cinofobia ¿Por qué se desarrolla este pánico a los perros?

    El origen de este tipo de fobia se suele encontrar en la niñez, ya que más allá de la predisposición genética que se pueda tener a padecer este tipo de miedos, hay dos aspectos que marcan de forma irremediable el inicio de la fobia.

    Los niños son más propensos a la cinofobia

    Por un lado estaría el haber vivido durante la infancia una experiencia en cierto modo traumática con algún perro. Ya sea que éste te haya mordido (aunque sea jugando) o te haya saltado encima y tirado al suelo, algo habitual cuando los cachorros se acercan sobreexcitados a bebés y niños pequeños. Esto puede generar un temor inicial que va empeorando con el paso del tiempo. No obstante, cabe reseñar que no todos los niños que viven un evento de este tipo tienen por qué desarrollar la fobia.

    Síntomas de la cinofobia

    Entre los síntomas más habituales de las personas que padecen cinofobia estarían: el miedo irracional e incontrolable al ver un perro, las ganas de salir corriendo, la sudoración excesiva y el aumento del ritmo cardíaco, así como en sus casos más extremos la ansiedad y los ataques de pánico. Muchos de los afectados por cinofobia sufren tanto al ver aproximarse a un perro que optan directamente por evitar zonas y situaciones cotidianas en las que, suponen, van a encontrarse con algún can.

    Continúa leyendo…

    ¿Sufres de coulrofobia? Entérate aquí

    ¿Bolsonaro presidente? Triunfan la misoginia, el belicismo y la xenofobia

     

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...