• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Para proteger a los niños mexicanos, la juez cuarta de distrito en Yucatán, Miriam de Jesús Cámara Patrón, ordenó la suspensión de las operaciones de una mega granja de 49 mil cerdos en el área de cenotes de Homún.

    Esta batalla legal, conocida como Los Niños de Homún, comenzó luego de denuncias de pobladores sobre el inicio de actividades de esta empresa, cuyos permisos de operación están impugnados ante el Poder Judicial.

    La juez admitió el amparo interpuesto, el pasado 28 de septiembre, por abogadas de la organización Equipo Indignación, representantes legales de seis niños, niñas y adolescentes de esa comunidad maya.

    El recurso legal se presentó por los permisos que otorgaron los anteriores titulares del Gobierno del estado de Yucatán, de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente y el presidente municipal de Homún, quienes avalaron el funcionamiento de la granja.

    Derechos de la infancia

    Lo que se reclama en esta querella son violaciones a los derechos al agua, a un medioambiente sano, al principio precautorio, así como afectaciones al derecho humano y al desarrollo, todo ligado a la obligación que tienen las autoridades de hacer efectivo el derecho del interés superior de la infancia y adolescencia, contenido tanto en la Constitución como en diversos tratados internacionales.

    “La operación de la granja porcícola afectará muchos de sus derechos, entre los que se encuentran los relativos a un medio ambiente sano, a una vida digna, al agua y al equilibrio ecológico”, reconoció como posibilidad y riesgo, la juez.

    A criterio de la juez federal, la granja en cuestión podría poner en peligro la pureza o utilidad del agua en la región, pues es sabido que establecimientos de ese tipo generan un fuerte impacto ambiental, tanto, que existen diversos ordenamientos diseñados para que esto no alcance proporciones catastróficas para los habitantes de alguna región en particular.

    Finalmente, la juez consideró que “existe un interés en la sociedad de que se conserve un medio ambiente libre de contaminación, saludable e idóneo para que los habitantes de determinada población lleven una vida digna, en particular, sus pobladores menores de edad”.

    Indígenas Xikrin demandan a transnacional del cobre por daños al ambiente

    Indígenas toman la iniciativa y se rebelan contra el plástico y la contaminación

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...