• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Al menos la mitad de la población de orcas del mundo está condenada a la extinción debido a la contaminación por tóxicos persistentes en los océanos, según un importante estudio publicado hace poco.

    Aunque los químicos venenosos PCB han sido prohibidos por décadas, todavía se están filtrando a los mares, concentrándose en la cadena alimenticia. Como resultado, las orcas, los principales depredadores, son los animales más contaminados del planeta. Peor aún, su leche rica en grasa transmite dosis muy altas a sus crías recién nacidas.

    Las concentraciones de PCB encontradas en las orcas pueden estar 100 veces por sobre el límite seguro y dañar severamente los órganos reproductivos y el sistema inmunológico, además de causar cáncer. La nueva investigación analizó las perspectivas de las poblaciones de ballenas asesinas durante el próximo siglo y descubrió que aquellas en la alta mar de las naciones industrializadas podrían desaparecer en solo 30 a 50 años.

    Entre los de mayor riesgo está la última manada del Reino Unido, donde una muerte reciente reveló uno de los niveles más altos de PCB jamás registrados. En Gibraltar, Japón y Brasil y en el noreste del Pacífico también hay colonias que corren gran peligro. La orca es uno de los mamíferos más extendidos en la tierra, pero ya se han perdido en el Mar del Norte, alrededor de España y en muchos otros lugares.

    Acercamiento submarino de una orca en los mares de Noruega. Foto: Audun Rikardsen/Science

    “Es como el apocalipsis de la ballena asesina”, dijo Paul Jepson en la Zoological Society of London, quien es parte del equipo de investigación a cargo del nuevo estudio. “Incluso en condiciones prístinas son muy lentos para reproducirse”. Las ballenas asesinas sanas tardan 20 años en alcanzar la madurez sexual máxima y 18 meses en gestar un ternero.

    Los PCB se utilizaron en todo el mundo desde la década de 1930 en componentes eléctricos, plásticos y pinturas, pero su toxicidad se conoce desde hace 50 años. Fueron prohibidos por las naciones en las décadas de 1970 y 1980, pero aún no ha desaparecido el 80% del millón de toneladas producidas, el que todavía se está filtrando al mar desde vertederos y otras fuentes.

    El Convenio internacional de Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes entró en vigor en 2004 para abordar el problema, pero Jepson dice que el proceso de purificación está muy retrasado. “Creo que la Convención de Estocolmo está fallando”, dijo. “La única área en la que soy optimista es Estados Unidos. Solo ellos produjeron el 50% de todos los PCB, pero han estado reduciendo los niveles de forma consistente durante décadas. En Europa solo los hemos prohibido y luego hemos esperado que se vayan”, agregó.

    Imagen vía OregonLive.com

    Los investigadores dijeron que los PCB son solo uno de los contaminantes que se encuentra en las orcas, con “presencia de una larga lista de contaminantes adicionales conocidos que no se han medido”. Otros problemas para las ballenas asesinas incluyen la pérdida de importantes especies de presa (como el atún y los tiburones), la sobrepesca y la creciente contaminación acústica submarina.

    La nueva investigación, publicada en la revista Science, examinó la contaminación por PCB en 351 orcas; el análisis más grande hasta el momento. Luego, los científicos tomaron los datos existentes sobre cómo los PCB afectan la supervivencia de las crías y los sistemas inmunes en las ballenas. Con estos datos modelaron cómo les irá a las poblaciones futuras. “Las poblaciones de Japón, Brasil, el Pacífico Nordeste, el Estrecho de Gibraltar y el Reino Unido están tendiendo al colapso total”, concluyeron.

    La investigación muestra que las poblaciones de orcas en el norte del mundo, frente a Noruega, Islandia, Canadá y las Islas Feroe, están mucho menos contaminadas debido a su distancia de las principales fuentes de PCB. “Lo único que me da esperanzas sobre las ballenas asesinas a largo plazo es, sí, vamos a perder poblaciones en todas las áreas industrializadas, pero hay poblaciones que están funcionando razonablemente bien en el Ártico”, dijo Jepson.

    Si se puede lograr una limpieza global, que tomaría décadas, estas poblaciones podrían eventualmente repoblar regiones vacías, señaló el investigador, agregando que las orcas son muy inteligentes, crean fuertes lazos familiares y cazan en manadas. “Es una especie increíblemente adaptable: han podido [vivir] desde el Ártico hasta la Antártida y en todos los lugares intermedios”.

    Fuente: The Guardian

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...