• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Una brutal matanza sin precedentes de casi 90 elefantes se registró cerca de un famoso santuario de vida salvaje en Botsuana, al sur de África, generando indignación en la comunidad internacional.

    Así lo denunció la asociación Elephants Without Borders (Elefantes Sin Fronteras), al especificar que los cazadores furtivos asesinaron en total a 87 paquidermos, para extraerles sus colmillos.

    Una evaluación aérea realizada por la organización encargada de proteger la vida silvestre y recursos naturales, permitió constatar la cantidad de muertes considerada la más grande que se ha visto hasta ahora.

    La caza furtiva más grande

    Mike Chase, miembro de la fundación manifestó estar asombrado y completamente anonadado. “La magnitud de la caza furtiva de elefantes es, por mucho, la más grande que he visto o de la que he leído en cualquier lugar de África hasta la fecha”, añadió.

    “Cuando comparo esto con las cifras y los datos del Gran Censo de Elefantes, que conduje en 2015, estamos registrando el doble de elefantes recién cazados que en cualquier otra parte de África”, lamentó.

    El país africano cuenta con la población más grande de elefantes en el mundo. Con 130 mil elefantes, Botsuana ha sido descrito como el último refugio de elefantes en África, mientras que la caza por el marfil continúa desatada en el resto del continente.

    Programa implacable

    A pesar de la ausencia de vallas en sus fronteras internacionales, datos de los collares de rastreo mostraron a elefantes retirándose de Angola, Namibia y Zambia para quedarse dentro de los límites de Botsuana. Los incidentes de caza furtiva eran raros en el país debido a las unidades de vigilancia armadas y bien organizadas, reseña BBC Mundo.

    Este reciente hallazgo coincide con el desmantelamiento de la unidad anticaza, debido a que en los últimos tiempos los cazadores furtivos se han estado infiltrando en sus fronteras. Hasta ahora habían logrado evitar los asesinatos que se han visto en otros lugares gracias a la implacable propuesta hacia la caza furtiva.

    Según un censo realizado en 2015, en el último decenio fueron asesinados un tercio de los elefantes africanos. Con picos como aquellos registrados en Tanzania, donde el 60% de los elefantes fue víctima de los cazadores en cinco años, publica El Intransigente.

    Temporada de cazadores

    Chase alertó que “los cazadores están ahora apuntando sus armas hacia Botsuana. Tenemos la población de elefantes más grande del mundo y es temporada abierta para los cazadores”.

    “La gente nos advirtió de un inminente problema de caza furtiva y creímos que estábamos preparados (…) Queda claro que debemos hacer más para detener la magnitud de lo que estamos viendo en nuestra evaluación”, sentenció.

    Por su parte el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés) señala que cada año la caza furtiva mata a cerca de 20 mil ejemplares de elefantes africanos a causa del comercio ilegal de marfil, alimentado por el crimen organizado global e incrementado por el gran pedido proveniente de los países asiáticos. Solo en los últimos diez años, los elefantes africanos disminuyeron cerca del 20%.

    Continúa leyendo…

    Matanza ilegal de elefantes en el Congo podrá evitarse en el futuro

    Un elefante ataca una lancha con turistas en África

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...