• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Por primera vez, una especie de pez ha demostrado evidencia de posible autoconciencia, al pasar la famosa prueba de espejo.

    En una serie de observaciones experimentales realizadas por investigadores japoneses, el pez limpiador bluestreak (Labroides dimidiatus), un pez pequeño de arrecife de coral, pudo reconocer que el reflejo que miraba representaba su propio cuerpo.

    La prueba del espejo es considerados entre los conductistas como el punto de referencia para la capacidad cognitiva de mayor nivel y hasta ahora los únicos animales no humanos que la han pasado han sido un puñado de mamíferos (varios simios, elefantes, orcas y delfines) y aves de la familia cuervo.

    Sin embargo, varios estudios recientes “revelaron que las capacidades perceptivas y cognitivas de los peces a menudo igualan o superan a las de otros vertebrados y sugieren la posibilidad de que sus habilidades cognitivas se acerquen más a las encontradas en humanos y simios”, escribieron los autores en la versión previa a la publicación de su estudio, disponible actualmente en bioRxiv.

    En el experimento, el animal en cuestión se coloca frente a un espejo después de colocarle una marca de color, generalmente una pegatina, en una parte prominente de su cuerpo. Si el animal intenta examinar o eliminar la marca de esa parte de sí mismo, pero no intenta hacerlo en ausencia de un espejo o en respuesta a una marca invisible, se considera que la criatura comprende la naturaleza de los reflejos y es capaz de entender un concepto de sí mismo.

    Aunque el bluestreak, seleccionado por el equipo debido a pruebas pasadas de cognición compleja, no tiene manos o picos con los que investigar y tratar de quitar una marca, muestra un comportamiento específico en el que raspa partes de su cuerpo contra rocas y otros materiales para eliminar irritantes y parásitos de sus escamas. Esto se usó como la señal de pase o falla para 10 sujetos bluestreak, todos alojados en estanques separados.

    Para la prueba de espejo, el equipo inyectó un gel de color justo debajo de la superficie de la piel de ocho de los peces, creando una marca que se asemeja a un parásito externo. Tres de los cuatro bluestreaks marcados en sus gargantas mostraban raspados repetidos en esa área, pero no mostraban respuesta a una inyección que no deja marcas y tampoco raspaban cuando el espejo estaba ausente.

    Tres de cuatro marcados en la cabeza realizaban un importante raspado de la cabeza cuando el espejo estaba presente, pero los autores no basaron sus conclusiones en estos individuos, ya que también se les veía raspando la cabeza en otros momentos.

    “Los resultados que presentamos aquí conducirán a controversia y acogemos con beneplácito esta discusión”, escribieron los autores. “No consideramos que las respuestas conductuales exitosas a todas las fases de la prueba de marca se deben tomar como evidencia de autoconciencia en el bluestreak, sino más bien que estos peces llegan a comprender que su reflejo representa su propio cuerpo”.

    Concluyen señalando que sus hallazgos podrían conducir a dos cambios paradigmáticos distintos en el campo: o comenzamos a considerar la posibilidad de que los peces -que siempre se han tomado por animales poco inteligentes- sean conscientes de sí mismos porque pasaron la misma prueba que los animales ‘superiores’ , o concluimos que estos comportamientos se basan en un proceso cognitivo diferente al autorreconocimiento.

    “Si es lo primero, ¿qué significa esto para nuestra comprensión de la inteligencia animal? Si es lo último, ¿qué significa esto para nuestra aplicación e interpretación de la prueba de marca como una métrica para las habilidades cognitivas de los animales?”, concluyen los investigadores.

    Fuente: IFLScience

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...