• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Los reptiles que han sido catalogados como peligrosos por su veneno y amenazan a la vida del ser humano, podrían convertirse en la solución de enfermedades autoinmunes, dolores crónicos, diabetes y otros padecimientos, tras el descubrimiento de la evolución de sus tóxicos.

    Un equipo de científicos liderados por Mandë Holford detalló que los venenos apuntan a ser nuevos fármacos capaces de tratar la diabetes, las enfermedades autoinmunes, el dolor crónico y otras afecciones.

    Para Holford las especies venenosas representan más del 15 % de la biodiversidad  de la Tierra y se pueden encontrar en prácticamente todos los hábitatas marinos y terrestres.

    Terapia de la anémona marina venenosa para enfermedades autoinmunes

    Destacó que como parte de la investigación solo seis medicamentos se han producidos con venenos y estos han sido aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por sus siglas en inglés) y agregó que mayor inversión logrará crear terapias para enfermedades que hasta ahora no tienen curas.

    En el artículo publicado en Science, se difundió los tipos de medicamentos creados de los reptiles entre ellos,  péptidos terapéuticos de la anémona marina venenosa para enfermedades autoinmunes; neurotoxinas terapéuticas del caracol Conus magus, para tratamiento no adictivo del dolor crónico; la clorotoxina del escorpión palestino amarillo (Leiurus quinquestriatus) servirá para una técnica quirúrgica de obtención de imágenes tumorales; y toxinas de las arañas, que podrían producir insecticidas ecológicos.

    La neurotoxinas de este animal sirven de tratamiento no adictivo al dolor crónico

    El estudioso alega que pocos venenos han sido estudiados porque existe una carencia de la tecnología para analizar las pequeñas cantidades de veneno que se pueden extraer de estas especies, en su mayoría pequeñas. Sin embargo, las nuevas innovaciones en genéticas y análisis químicos han ayudado a descubrir cambios evolutivos y diversificación entre especies venenosas que podrían ser útiles en la creación de nuevos fármacos que apunten a moléculas activas en ciertas enfermedades humanas.

    La clorotoxina del escorpión palestino amarillo servirá para una técnica quirúrgica de obtención de imágenes tumorales

    “Conocer más sobre la historia evolutiva de las especies venenosas puede ayudarnos a tomar decisiones específicas sobre el uso potencial de compuestos en el tratamiento de enfermedades”, explica Holford.

    Con las toxinas de las arañas se podrían producir insecticidas ecológicos.

    El científico sostiene que “el desarrollo a la resistencia del veneno en su presa y otros factores, pueden hacer que una especie evolucione para sobrevivir, porque los cambios  de los nuevos compuestos que se producen serán útiles en novedosos fármacos”.

    Continúa leyendo…

    Veneno de serpiente podría servir como antibiótico

    El veneno de una tarántula podría ser la clave contra el síndrome de Dravet

     

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...