• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Nahir Galarza, la joven argentina de 19 años que asesinó en plena calle a su novio, Fernando Pastorizzo, de dos disparos la madrugada del 29 de diciembre de 2017, fue condenada a cadena perpetua.

    Así lo determinó el Tribunal de Gualeguaychú, provincia de Entre Ríos (Argentina), por tratarse de “homicidio calificado” al ser de una persona con quien ha mantenido relacion de pareja. “Fueron tiros intencionados y dirigidos”, dice la lectura de la sentencia.

    “Quedó destruida la hipótesis que sostuvo que los disparos se realizaron de manera involuntaria”, que era el argumento de la defensa de Galarza, la cual insistía en que no había ninguna relación de noviazgo, citó el diario Perfil.

    Según reporta RT Actualidad, la joven fue la primera en dar su versión de los hechos y confesó haber sido la autora del hecho; la defensa se centró en que se trató de un hecho accidental que se produjo en un contexto de violencia de género.

    El diario El País publica que Galarza y Pastorizzo tuvieron una fuerte discusión en vísperas de Navidad y días después la joven llamó a su novio para quedar por la noche. Galarza llegó a la cita con el arma reglamentaria de su padre -policía-, se subió a la moto de Pastorizzo y a poco de andar disparó la pistola sobre el joven. “El segundo disparo fue de frente”, declaró el tribunal en la lectura de sentencia.

    Polémico caso

    Galarza se convierte en la mujer más joven en recibir la pena máxima, aunque de acuerdo al Código Penal local, podría salir en libertad condicional una vez cumplidos los 35 años de condena, es decir, a los 54 años.

    La sentencia generó reacciones a favor y en contra, incluyendo reproches por el trato que los medios locales le dieron al proceso, al que bautizaron como “caso Nahir Galarza”, mientras que cuando ocurre un femicidio llaman al caso por el nombre de la víctima y no el victimario.

    Usuarios de la red social Twitter se pronunciaron para cuestionar el juicio y la decisión de la justicia argentina, comparándolo con casos de femicidio, en los que se han dictado condenas menores.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...