• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Una bomba atómica estalló en el corazón de Greenpeace Argentina. Como ocurrió en Hollywood a partir de las denuncias de acoso y abuso sexual contra reconocidas figuras del espectáculo, el director ejecutivo de la Greenpeace Andino –que abarca las oficinas de Argentina, Chile y Colombia–, Martín Prieto, se vio forzado a renunciar y dejará su cargo a partir del 31 de octubre.

    La decisión fue tomada luego de que se conocieron las conclusiones de una investigación interna, en las sedes argentina y chilena, a partir de que salieran a la luz acusaciones en su contra de ser responsable directo o encubridor de episodios de acoso sexual, hostigamiento, violación de correspondencia, circulación de fotos de voluntarias desnudas y discriminación de género, reseñó el portal Página12.

    Prieto se aleja de Greenpeace tras 23 años como director ejecutivo, por presión de más de 400 empleados de la organización ambientalista que exigieron su alejamiento al Board de Greenpeace Internacional. Como consecuencia del caso, las máximas autoridades de las más de 20 oficinas de la entidad en distintos países adoptaron un plan de Tolerancia Cero a la violencia de género.

    Mientras tanto, avanza en la justicia local una investigación penal por “abuso sexual” y otros delitos, en contra de Prieto, iniciada por la denuncia de cuatro exempleadas. Está a cargo de la fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional N° 52.

    Martín Prieto fue denunciado por cuatro empleadas de Greenpeace andina. Foto: Página 12

    La bomba empezó a prenderse el 8 de marzo, cuando la oficina de Greenpeace Andino lanzó una campaña en redes sociales por el Día Internacional de la Mujer y cambió su color de verde a morado y el nombre de Greenpeace a Purplepeace “para seguir luchando por el cambio”.

    Publicó también un video protagonizado por empleadas y voluntarias en el que destacaba su compromiso con la lucha feminista. El mensaje indignó a varias extrabajadoras, que denunciaron en las redes sociales a Greenpeace y a Prieto por maltrato, discriminación y acoso sexual.

    Con el paso de las semanas, aparecieron nuevos testimonios. El tuit que prendió la chispa lo escribió Eugenia Testa, quien renunció a la organización el 16 de octubre de 2014, después de nueve años, donde llegó a ser directora de Campañas: en aquel momento era la única mujer en el directorio junto a seis varones.

    Testa es una de las cuatro exempleadas que denunciaron a Prieto en junio en la justicia penal. Las otras tres son Consuelo Bilbao, Lorena Pujó y Fernanda Roux. Trabajaron en Greenpeace Argentina entre 2004 y 2014.

    El debate sobre el acoso sexual “Me Too” llegó al Banco Mundial

    #AMiTambién: la estremecedora campaña en redes sociales contra el acoso sexual

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...