• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El presidente de Argentina, Mauricio Macri, atraviesa por el peor momento de su gestión, con una crisis económica que intenta capear con apoyo del FMI, pero que ha erosionado su imagen en una sociedad que lo recibió hace casi tres años con un alto nivel de expectativas.

    “Estos han sido los peores cinco meses de mi vida”, dijo Macri la semana pasada, en referencia a este periodo en que la moneda sufrió una acelerada depreciación, atizada por la desconfianza de los mercados, que dio al traste con sus proyecciones de crecimiento económico y de índice de inflación.

    En lo que va de 2018, el peso argentino ha perdido cerca de 50% de su valor frente al dólar, la proyección de inflación pasó de 15% a 40% anual y la perspectiva de crecimiento de 3,5% del PIB a -1%.

    A la par del deterioro en las cifras económicas, corre el desgaste en los índices de aceptación de Macri a un año de las presidenciales en las que puede optar por la reelección, mientras una mayor parte de la población ingresa a la pobreza, y se multiplican las ollas populares, para paliar el hambre de los más necesitados.

    Según la encuesta de satisfacción política y opinión pública de la Universidad de San Andrés, la aprobación del gobierno de Macri cayó en agosto a 34%, desde el pico de 66% que registró en octubre pasado, cuando su coalición Cambiemos ganó las elecciones parlamentarias de medio término, aunque sin alcanzar la mayoría.

    “La aprobación sigue cediendo y el efecto ‘luna de miel’ se perdió en absoluto”, apuntó ese sondeo, aunque cuenta con el apoyo de Washington y los recursos del Fondo Monetario Internacional, según reseñó 24matins.

    Para Pablo Knopoff, director de la consultora Isonomía, la elección de Macri, un exitoso empresario de derecha que había sido alcalde de Buenos Aires, “despertó una expectativa altísima y por eso la erosión es muy veloz”.

    Esta semana, Macri tiene el desafío de acordar con los gobernadores, la mayoría de ellos opositores, el presupuesto para 2019, con el que se propone lograr el equilibrio fiscal y que deberá someter al Congreso de mayoría opositora.

    También se espera que cierre la renegociación con el FMI, para que Argentina pueda recibir anticipadamente recursos que estaban previstos para 2019 y 2020, del paquete total de 50.000 millones de dólares.

    Lagarde apoya a Macri tras indignación de argentinos por acuerdo con FMI

    Aumentará la pobreza en Argentina con renegociación del FMI

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...