• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Que exista periodismo independiente también depende de ti. Una sociedad plural y democrática necesita de diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.

    En la última semana, tres actrices mexicanas aseguraron haber sido víctimas de abuso y acoso sexual en la industria del cine.

    La primera fue Karla Souza, quien dijo haber sido abusada por un director. La situación “llegó a pasar varias noches” durante ese mes de grabación, y cuando ella no le quería abrir la puerta, él se “la cobraba” al día siguiente en el plató: “Me empezaba a humillar frente a los demás”.

    Según contó Souza, el director la acosó durante todo el rodaje, al punto que terminó cediendo a sus deseos: “Dejé que me besara, que me tocara de formas en las que yo no quería que me tocara y en una de las instancias, me agredió violentamente y me violó”, destaca RT en español.

    La cadena Televisa acusó al director y productor Gustavo Loza de abusar sexualmente de la actriz a través de un comunicado y este salió a defenderse: “Es importante señalar que Karla (Souza) y yo tuvimos una relación amorosa, no solo de una noche. Fue una relación completamente consensuada”, informa la edición mexicana del Huffington Post

    Al relato de Souza luego le siguieron las actrices Paola Nuñez y Stephanie Sigman, quienes aseguran haber sufrido violencia sexual y abusos en los comienzos de sus carreras artísticas, informa 20 Minutos.

    En una entrevista con la periodista Carmen Aristegui en CNN, Sigman, quien protagonizó la película ‘Miss Bala’, contó que fue acosada por un director y su esposa cuando tenía 22 años para que mantuviera relaciones con ellos.

    Según manifestó, la pareja la empujó a una habitación oscura durante una fiesta con el fin de tocarla, a lo cual se opuso. Años después volvió a encontrárselos y el acoso se repitió.

    En el caso de Núñez, un productor la hizo sentirse en deuda por un papel que le consiguió y la citó a su oficina. Cuando la actriz entendió las intenciones que tenía el hombre se fue del lugar.

    Posteriormente renunció al proyecto y el productor, en paralelo, le quitó el papel que él mismo le había conseguido.

    Los casos salieron a la luz en México luego del escándalo que salpica a Harvey Weinstein, productor de Hollywood acusado por más de 60 mujeres de abuso y acoso sexual, tal como hemos venido informando en El Ciudadano.

    Gracias a estas denuncias surgió el movimiento #MeToo, que busca generar conciencia sobre este problema.

    Loading...