• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    A muchas productoras y directores se les hace fácil mezclar sexo y cine adaptando grandes obras eróticas de la literatura. Lamentablemente la diferencia entre las letras y la imagen muchas veces es muy distinta y los resultados no son los esperados. El erotismo es bastante complejo y no es fácil llevarlo de un tipo de arte a otro. Por un lado, el cine es altamente visual, el sexo puede ser rápido, poderoso y tiene la ventaja de mostrar cuerpos desnudos, convirtiendo al espectador en un voyerista del otro lado de la pantalla. Por otro lado, la literatura te sumerge en el pensamiento y muchas veces en las largas descripciones de lo que alguien siente es lo que enchina la piel y acelera la respiración.

    emmanuelle

    Hay muchos ejemplos de buenas adaptaciones eróticas. Emmanuelle es un ejemplo tan importante que incluso se convirtió en una saga de aventuras sexuales. Otras novelas no corren la misma suerte. Esas escenas mal logradas o intencionadas hacia el cine que no salen de forma correcta son las que hacen una mala adaptación del cine erótico. Los siguientes son algunos ejemplos de novelas que, esperamos, algún día tengan una adaptación que realmente se equipare a lo que pasa en sus páginas.

     

    Killing me Softly (2002), Chen Kaige

    peliculas eroticas killing me softly

    Basada en la novela de Nicci French, considerada realista por sus diálogos agudos y cercanos a la realidad. Justo la versión fílmica carece de estos elementos, lo que hace que se vea muy forzada. A pesar de que la escultural Heather Graham es la protagonista y Joseph Fiennes su compañero en la cinta, la película tiene escenas de sexo que ni son explícitas, ni muestran erotismo.

     


    Sliver
    (1993), Phillip Noyce

    peliculas eroticas sliver

    Ira Levin escribió su novela y dos años después fue adaptada al cine. La mejor opción para la protagonista fue Sharon Stone, quien un año antes había causado polémica por la altamente erótica película Basic Instinct. El error fue pensar que tener a Stone era un éxito asegurado. La película no hizo justicia a la historia de una mujer que comienza una relación con un hombre del que pronto se sospecha que es algo más que un buen amante.

     


    Lolita
    (1962), Stanley Kubrick

    peliculas eroticas lolita
    Juntar a dos grandes artistas puede tener resultados negativos, y eso fue lo que sucedió cuando Nabokov y Kubrick trabajaron en la película de Lolita. El elemento erótico del libro se pierde cuando no hay un monólogo interno. La poesía del libro es sustituida por un pobre intento de humor negro que Kubrick perfeccionó en Dr. Strangelove, pero que en esta película simplemente no quedaba. A pesar de que convirtieron ciertos elementos de la novela en íconos populares, la cinta carece de un verdadero sentido erótico.

     


    Las edades de Lulu
    (1990), Bigas Luna
     

    peliculas eroticas edades lulu

    La película realmente no está mal lograda, pero parece que al querer adaptar la novela de Almudena Grandes de forma tan precipitada (había sido publicada apenas un año antes) hicieron el guión muy rápido y no pensaron en cambiar algunas cosas. Con Javier Bardem, Francesca Nari y María Barranco, la película muestra escenas altamente eróticas, pero un pasaje de la novela basta para demostrar lo que la cinta carece.

     


    50 Shades of Grey
    (2015), Sam Taylor-Wood

    peliculas eroticas 50 shades
    El libro no es una obra maestra del erotismo, incluso ha sido la burla en el mundo literario, pero al mismo tiempo rompió récords de venta y es adorado por un gran número de personas. La película fue vista (y lo mismo sucederá con las secuelas) por los lectores del libro e increíblemente decepcionó a muchas personas. El libro carece de erotismo literario, pero la cinta podía rescatar esa falta de imaginación con escenas sexuales bastante gráficas, lástima que no lo logró.

     


    Justine
    (1977), Chris Boger

    peliculas eroticas justine

    Pasolini hizo su propia versión de Los 120 días de Sodoma y fue un éxito, por lo menos en el campo artístico. Las escenas crudas y agresivas iban de acuerdo al tono y estilo del Marqués de Sade, pero la cinta de Chris Boger sobre Justine es todo lo contrario. Intentando rozar el erotismo con el soft porn y la comedia creó una película que si bien no es mala, no se acerca para nada a la historia del escritor más perverso de la literatura.

     


    Fanny Hill
    (1983), Gerry O’Hara

    peliculas eroticas fanny hill 1983
    Considerada la primer prosa erótica, la novela de John Cleland ha sido una de las obras más perseguidas y censuradas en la historia. Con la revolución sexual de los años sesenta parecería que cintas como esta serían adaptadas con maestría, sin embargo en todas las adaptaciones que ha tenido el romance es más importante que las experiencias sexuales y táctiles de la protagonista.

     


    Tropic of Cancer
    (1970), Joseph Strick

    peliculas eroticas tropic cancer

    Henry Miller creó una de las obras más crudas que hay. Sexo explícito y una filosofía bastante pesimista. Un libro que si bien es erótico, también es un testamento de un mudo que convulsionaba entre guerras y miseria. La película contó con el apoyo del escritor, pero lamentablemente aun así fue una película muy floja, que a pesar de contener muchas escenas sexuales no retrata ese sentimiento en el que el sexo parece ser lo único que le da sentido a la vida.

     


    Lady Chatterley’s Lover
    (1981), Just Jaeckin
     peliculas eroticas lady chattterley

    La historia de una mujer que se casa esperanzada, pero después de una explosión que deja a su marido inválido y sin deseo sexual la vida monógama no parece tan llamativa. Pronto comienza un camino por la senda del descubrimiento sexual y la prosa del autor lo hacen altamente erótico. Así como Fanny Hill, las diversas adaptaciones de la película no han llegado a lo que es la novela. Ni siquiera esta adaptación de 1981 con la participación de Sylvia Kristel, la mítica actriz de las películas de Emmanuelle.

     


    Hemingway’s Garden of Eden
    (2010), John Irvin

    peliculas eroticas hemingway

    Hemingway escribió de forma clara y concisa y en una de sus obras póstumas, el erotismo salpicó la mayoría de las páginas en la historia de un matrimonio que conoce a una mujer de la que ambos se enamoran. La película tuvo un gran diseño de producción y decoración, pero la trama, al permanecer demasiado fiel al libro, no tuvo nada relevante que contar y pasó sin pena ni gloria por las salas de cine.

     

    Cultura Colectiva

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...