• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    La película dirigida por Edwin Oyarce (Wincy) se rodó hasta el miércoles 1 de Octubre
    en las salas del Cine del Centro Arte Alameda. Sin ser accidental, nada más y nada menos la solicitud de otro mes en cartelera fue a pedido del público, interés no muy recurrente de parte de la audiencia cuando se trata de nuestro cine chileno.

    A la vista es una sátira travestida al blanco y negro, no es sangre lo que quiere su director que veamos, se trata de algo más sentimental, realista, hasta nacional: la empanada aquí juega como un símbolo que ayuda a tramar muy bien la historia de amor entre Hija de Perra y Perdida.
    La idiosincrasia ebria: diría que toda la peli parece una borrachera bien tramada. Hija de Perra hace sentir como un delirium tremens boxeándose un recuerdo a ratos…pero lo bueno: hace reír más que llorar; es una enferma morbosa más hija de la paranoia que nada en este gustoso filme.
    Lo otro, digamos comedia, para nada drama, salvo dramatizaciones. Desde el matrimonio hasta el encuentro con el diablo, el partido futbolero o la tomatera punk-scout, o luego la tocata floripóndea, Perdida siempre es el centro sentimental de la dupla: parece que el amor, la calentura, la lealtad son el discurso ignorado por Hija de Perra hasta el sin fin de acciones que esta muchacha ofrenda; lamentablemente la actuación está cargada a la dramatización, es lo único que un poco desgasta la pieza cinematográfica.
    “Empaná de Pino” me pareció un buen nombre para atraer audiencia desde que lo vi  panfletando el estreno en el Centro Arte Alameda, cómo si me dijeran algodón de azúcar, algo que entró por el gustito de la vista; nombre que me pareció sabrosamente resuelto en esta historia que no se sobrecarga en lo bizarro ni en lo oscuro: una empanada que se puede repetir si usted gusta.
    “Empaná de Pino” obtuvo el premio del público en el reciente Festival CINE B.

    Por Pía Sommer

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...