• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Unos 500.000 turistas visitan cada año los Jardines de Oscar-Claude Monet(1840-1926), durante los siete meses que están abiertos al público.

    El afamado pintor impresionista francés y su familia se instalaron en la localidad deGiverny, al norte de Francia, en 1883.

    A su llegada al lugar, el artista se propuso de inmediato transformar el terreno que iba de su casa hasta la carretera y comenzó lo que con el tiempo se convertiría en un tupido jardín.

    La experiencia volvió a Monet un apasionado de la botánica y lo que hizo entonces en cuanto a diseño y distribución de flores y plantas, es hoy un modelo de jardín ejemplar tomado como referencia para complementar espacios opuestos en una dinámica donde priman el verde, los colores vivos y la siembra  espontánea.

    Los celebrados ecosistemas inspiran a los más exigentes paisajistas y jardineros del mundo. Foto Web.

    El nombre del jardín de flores ubicado frente de la casa de Claude Monet se llama Le Clos Normand. Se ubica a 75 kiló­me­tros de París, lugar don­de el pin­tor vivió duran­te 43 años, entre 1883 y 1926.

    Giverny es la página oficial dedicada a promover el legado verde del artista y facilitar las visitas de los turistas.

    Apunta el sitio web que Monet transformó esta área, que mide casi una hectárea, enun jardín rico en perspectivas, simetrías y colores.

    “El terreno se distribuye en parterres (diseño de jardín) donde los macizos de flores de diferentes alturas crean los volúmenes.

    Los árboles frutales o de decoración dominan los rosales trepadores, los tallos esbeltos de las malvarrosas y las masas coloreadas de las plantas anuales.

    El pintor era un apasionado de la botánica. Foto Web.

    Monet mezclaba las flores más humildes, como las margaritas y amapolas, con las variedades más rebuscadas. Los rosales trepadores crecen en los arcos de la alameda central, donde las reinas del camino, en verano, son las capuchinas (Tropaeolum majus).

    “Todo mi dinero se va detrás de mi jardín”, aseguran que dijo en una ocasión el pintor.

    “A Claude Monet no le gustaban los jardines organizados o encorsetados. Aliaba las flores en función del color, como si se tratara de pinceladas y las dejaba crecer a sus anchas”, resaltan en el sitio web oficial.

    Otras notas de interés:

    China: Construirán jardines verticales para reducir la contaminación

     

    7 ideas para construir jardines verticales

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...