• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El rey Carlos Gustavo de Suecia ha anunciado este miércoles una reforma de los estatutos de la Academia Nobel después de filtrarse a la opinión pública un escándalo de abuso sexual que llevó a la dimisión 5 de los 18 puestos del jurado del Premio Nobel de Literatura, quienes según los estatutos son elegidos de forma vitalicia y por esta razón, no pueden ser reemplazados.

    Tras los escándalos, la reputación del Premio Nobel de Literatura, el más prestigioso de las letras en el mundo, corre peligro. Jean-Claude Arnault, un fotógrafo que mantenía estrechos lazos con la organización y que estaba casado con una de los miembros del jurado, fue quien presuntamente habría agredido sexualmente a algunas de sus miembros, hijas y personal de la Academia Sueca, institución a cargo del galardón. .

    Luego del escándalo, y por la forma en que fue manejado, tres jurados del galardón dimitieron. Acto seguido, renunció la Secretaria permanente, Sara Danius y la esposa del hombre acusado, Katarina Frostenson. Así, quedaron desocupados al menos 5 de los 18 puestos del jurado, quienes según los estatutos son elegidos de forma vitalicia y por esta razón, no pueden ser reemplazados.

    “Intento cambiar los estatutos de la Academia Sueca para que quede claro que es posible abandonar la Academia por propia petición“, declaró el Rey Carlos Gustavo, refirió una nota del Mercurio de Chile.

    La hermética Academia, establecida en 1786 por el Rey Gustavo III, no es una agencia gubernamental y sus estatutos señalan claramente que una vez que un miembro ha sido elegido, no puede renunciar. Sin embargo, como presidente de la Academia, el rey puede hacer cambios a los estatutos.

    Hasta ahora, las normas de la Academia no recogían la posibilidad de dimitir y establecían que el sillón de académico era vitalicio. El cambio recogerá claramente no solo la posibilidad de renuncia para que pueda haber el necesario reemplazo, sino que se considerará que cualquier miembro que no haya participado en los trabajos de la institución por un periodo de más de dos años la ha abandonado.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...