• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Un intenso debate se ha generado en Italia, por la amenaza que representa que las salas de cine tradicionales sean  desplazadas por las plataformas digitales.

    El auge de empresas de videos por suscripción como Netflix llevó a los dueños de las salas de cine, a encender un debate nacional  y denunciar que filmes prestigiosos solo se puedan ver por suscripción a plataformas en internet, informó un reporte de la agencia AP.

    Las dos grandes agrupaciones de salas de cine de ese país: la Asociación Nacional de Operadores de Cine (ANEC) y la Asociación Nacional de Operadores Múltiplex (ANEM) consideraron que “es un tema muy delicado que debe ser afrontado de acuerdo con todos los operadores del sector cinematográfico”, sobre todo en un periodo “de grave crisis” para la industria del Séptimo Arte en Italia.

    En este contexto pidieron al ministro de Cultura, Alberto Bonisoli, que tome medidas inmediatas para garantizar un plazo amplio entre el lanzamiento de las películas en las salas y su disponibilidad en las plataformas, como prevé la legislación francesa.

    Legislación francesa tomó previsiones que respaldan los espacios tradicionales de proyección cinematográfica. Foto Web.

    En respuesta a esta petición, el gobierno italiano emitió un decreto bautizado por la prensa como “anti-Netflix”, que prevé que una película italiana debe pasar por las salas antes de ser proyectada por la plataforma.

    El plazo que suele cumplirse de 105 días en las salas, ahora se puede reducir a 60 días para películas poco comerciales, a las que han asistido menos de 50.000 espectadores en las primeras tres semanas de programación.

    El tema se volvió polémico en Italia desde septiembre, durante el Festival de Cine de Venecia, donde muchas de las películas presentadas eran producidas por el gigante estadounidense Netflix.

    Es el caso de “Roma”, la película autobiográfica del cineasta mexicano Alfonso Cuarón, premiada este año con el León de Oro, lo que permitió al poderoso Netflix alzarse con uno de los premios más prestigiosos del cine mundial.

    Los dueños de salas cinematográficas de Italia exigieron medidas para proteger proyecciones de películas. Foto Web.

    “Todos sabemos perfectamente que este tipo de películas, un filme en español, en blanco y negro y en lengua ‘mixteca’, que es un drama y no un filme de género, es muy difícil que encuentre los espacios donde pueda tener una exhibición amplia”, explicó Cuarón en Venecia al ser interrogado sobre las razones por las que aceptó Netflix como coproductor de su filme más personal. “En Netflix se podrá ver siempre”, agregó.

    La película de Cuarón será estrenada próximamente en cines de todo el mundo y estará disponible a partir del 14 de diciembre en Netflix.

    En cambio, el Festival de Cannes en Francia, al decidir este año seleccionar solo películas que se estrenan en las salas del cine, excluyó filmes de importantes directores que terminaron en Venecia, como las de los hermanos Coen o Paul Greengrass.

    Otras notas de interés:

    Netflix anuncia 8 nuevas películas originales indias

    Netflix busca desprestigiar a Rousseff y a Lula

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...