• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    La música es, según los expertos, el mejor instrumento que posee un ejecutante para expresar sus sentimientos. Así lo ha entendido, a sus 13 años, Felipe Cardemil Medel, quien vive en la localidad de Pichirropulli, donde cursa el 8º básico en la Escuela Nueva Aurora. Actualmente cursa estudios de Intérprete en Guitarra Clásica en el Conservatorio de la Universidad Austral.


    guitarrista
    Cabe señalar que es el menor de los alumnos en este instrumento que ha sido aceptado en esta institución, tras un primer intento fallido. Felipe nos relata: “A los 11 años, traté de ingresar al Conservatorio, pero me rechazaron porque aún no alcanzaba la madurez y el desarrollo de la musculatura de mis manos. Además, los profesores me encontraban demasiado chico para la guitarra”. Agrega: “La calidad humana que he encontrado entre los docentes del Conservatorio es admirable y a pesar de mi gran diferencia de edad con los compañeros, tengo excelentes relaciones con ellos, inclusive me han hecho madurar y darme cuenta que la guitarra es mi vida y será mi profesión a futuro: muchas veces, cuando estoy tocando, siento que la guitarra es una prolongación de mi cuerpo, que forma parte de mí y eso es verdaderamente inspirador”.
    Como cualquier niño, Felipe debe complementar sus estudios de guitarra con el colegio, lo cual no le complica mayormente. Dice que no necesita largas horas de estudio y que sólo debe concentrarse en la clase. De esta manera le queda tiempo para las “sagradas” dos horas que día a día debe dedicar al estudio de la música.
    Actualmente se encuentra preparando un examen, pero asegura estar bastante relajado: “La práctica es el motor de un buen desempeño. Los nervios siempre estarán presentes en un examen o en una presentación, pero ellos no deben paralizarte. Más bien deben impulsarte a actuar de la manera correcta”.
    Los anhelos y aspiraciones de este joven son convincentes: “Deseo primero terminar mis estudios ya que aún soy muy chico y, si dios me lo permite, me gustaría a futuro perfeccionarme en guitarra y ser un músico profesional, lograr un título como Licenciado en Artes e Intérprete con Mención en Guitarra Clásica para migrar al extranjero, pues en Chile, por desgracia, lo clásico es muy mal cotizado”.
    Felipe se despide, expresando plena confianza en el logro de sus ambiciosas metas: “Espero algún día ser el orgullo de mis padres, sentirme desarrollado y pleno como persona, enorgullecer también a mi comuna y ser reconocido por mi talento. Creo que con perseverancia, constancia y estudio, todo se puede lograr…”

    Juan Delgadillo Alún

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...