• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Pocas veces un texto escrito en el reverso de la carátula de un disco clarifica, de entrada, tanto como en este caso. Allí se puede leer: “Esta música es nuestra interpretación de la historia creada por Pato Zapato, la que nos llevó a sumergirnos en un universo de ideas, de las cuales surgieron estas canciones”. A partir de esa lectura se puede desprender una primera idea, bajo el concepto de banda sonora, el disco se muestra como un concepto global, pero construido desde dos particularidades. Primero de la singularidad de cada tema, que son en si espacios aislados -musical y líricamente- de cada uno de los demás, pero no escapan a la idea global. Y segundo de la particularidad que parece provenir de cada músico. Algo que incluso se desprende ya de la definición de trapezoide. Nos referimos a lo que la geometría nos dice sobre esa figura. Es decir un cuadrilátero irregular que no tiene ningún lado paralelo a otro. En este caso un grupo de cuatro integrantes que parecieran no tener nada en paralelo, sino más bien en perpendicular entre cada uno de ellos.

    Pero más allá de esas características, el trabajo es también un reflejo de un gran cruce de ideas y expresiones musical. Las que permiten pasearse de sonidos más telúricos en algunas composiciones, como “El despertar” o “La gente va a morir”, donde las percusión y ciertos aires sureños toman su lugar y entregan el concepto cultural que tienen en si mismas. Y que por el hecho de mostrar ciertas ideas comunes, parecer unir el inicio y final del trabajo a través de un leve y sutil hilo de seda. La última permite en sus siete minutos la opción de hacer de compendio de todo el disco y recoger algo de cada uno de los otros temas. O liberarse y apuntar hacia otros conceptos y formas, como ocurre en “Hidrofobia en 7/8”, que ya por el solo hecho de ser en 7/8 busca escapar y habla de no querer la simplicidad de las cosas.

    Es el reflejo de rebelarse, de cruzar esos sonidos de rock de los setenta con folclor, de esas ideas que surgen desde Valdivia, donde lo mapuche, se muestra con más fuerza que en otros espacios, y que ellos son capaces de incorporar sin caer en los ya visto o escuchado. Pero también el rebelarse que plantea “La rebelión de los peluches” o que se entiende al ver la letra de “La gente va a morir”, donde se muestra que dependemos de la economía y de como funciona el mercado; donde se escapa la idea de ser ciudadanos, sino donde privilegia el ser consumidores consumidos, en medio de un sistema de canibalismo (ya no capitalismo). “La gente va a morir” habla directamente y sin anestesia de un personaje del fotometraje que se llama Mr. Celco. Al final, todo tiene que ver con la mentada celulosa, que debe ser un ejemplo claro del poder e influencia del dinero.

    Temas: 1. El despertar. 2. Hidrofobia en 7/8. 3. Invasión Marxiana. 4. Aura negra. 5. Es de mentira. 6. La gente va a morir.

    Integrantes: César Rebolledo (voz y percusiones); Pablo Mura (guitarra y voces); Felipe Donoso (batería); y Walter Pineda (bajo).

    Músicos invitados: Anre (theremin), Gretchen (voz), Horacio (voz) y Oscar (solo final).

    Discos Tue Tue

    (P) 2007

    Texto: Jordi Berenguer

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...