• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Un rastreo de ventas en EE. UU. y Canadá de la firma Nielsen Music permite afirmar que el disco de vinilo  LP (Long Play, por sus siglas en ingles) o “elepé”, como también se le conoce, no ha muerto como era previsible. Por el contrario, incrementa la preferencia en el mercado de la música con un impresionante record de ventas.

    Pese a la existencia del nuevos formatos que lo sustituyeron, la comercialización de este tipo de discos se han triplicado desde 2012, con 13 millones de unidades vendidas en el 2016, la cifra más alta desde que la citada compañía empezó a monitorear ventas en 1991, señaló un reporte del diario puertorriqueño nuevodía.com.

    Se pronosticó que con la llegada del 8 track, luego los casetes, los discos compactos (CD, en inglés) y luego los formatos digitales como el MP3 y el streaming o YouTube, los discos de vinilo desaparecerían.

    Contra toda predicción, estos discos de larga duración para fonógrafo o tocadiscos continúan vivos en el mercado, quizás porque ha sido insustituible la magia de escuchar melodías a 33 revoluciones por minuto.

    Comercialización en este formato se ha triplicado desde 2012. Foto Web.

    Eddie Pérez, distribuidor de Music Stop, afirmó que el público que compra y colecciona estos discos de vinilo es bien variado, y va desde personas mayores que los recuerdan con nostalgia, coleccionistas y jóvenes, especialmente los “millenials” (personas nacidas entre 1980 y el 2000), que están reviviendo la tradición.

    “Alrededor de la mitad de los compradores de discos de vinilo son parte de esa generación”, indicó Pérez. “Lo más que buscan son los elepés de música americana, rock & roll, salsa, jazz y música autóctona”, especificó.

    Para Adrián Domínguez, coleccionista de elepés y quien pertenece a la generación de los “millenials”, escuchar un vinilo es todo un ritual.  “Mirar la carátula que es casi una obra de arte, sacar el disco con mucho cuidado y colocarlo en el tocadiscos. Bajar la aguja y segundos después, sentarse a disfrutar de los sonidos, es algo inigualable. Y luego, levantarte y cambiar un disco de lado A a B, es algo mágico”, aseguró.

    “Y cuando hablamos del sonido, ningún formato hasta el momento ha podido superar la calidad sonora que tiene el vinilo”, añadió Domínguez. En Puerto Rico artistas y bandas locales decidieron lanzar parte de sus producciones en “elepés”. Agrupaciones como Los Vigilantes, la Orquesta Macabeo y Mima son algunos de los artistas que ya tienen sus discos en pasta. Por esto, no ha de extrañar que cada día más artistas lancen sus discos en este formato que se creía olvidado en el baúl de los recuerdos.

    Encuentros y ferias de aficionados

    Para confirmar una vez más la vigencia del disco de vinilo, en la población de Salta, en Argentina, un grupo de aficionados y amantes del elepé realizaron su primer encuentro para compartir su pasión por el viejo pero aun presente formato musical. 

    Coleccionistas, melómanos y curiosos se dieron cita en los alrededores de un  bar tradicional de la esquina de Balcarce y Necochea, para comprar, vender, canjear o solo disfrutar de la mercancía exhibida.

    La idea del encuentro, que tomó la forma de feria, nació de un grupo de amigos que administran la página de facebook Hi-Fi Vinyl – Club del Disco de Vinilo Salta, que se armó en 2016 y hoy tiene un poco más de 300 miembros que comparten novedades, ofrecen, compran y muestran lo conseguido relacionado al formato de los 180 gramos.

    Aficionados en Argentina y España realizan exitosas ferias para compra, venta e intercambio. Foto Web.

    En otras latitudes, en Barcelona, España, los apasionados por el disco de vinilo realizaron en la primera quincena de octubre la Feria Internacional del Disco, que tuvo como escenario la Estación del Nord y que congregó a más de 60 expositores. El éxito del evento se evidencia en sus 26 ediciones realizadas.

    Curiosamente, el público que asiste es cada vez más heterogéneo y abarca todo tipo de edades, afirmó su director, Juan Carlos Vilella. Explicó que “el rango de asistentes que anteriormente tenían era en un porcentaje muy alto de una edad adulta, pero ya eso ha quedado atrás”.

    “El vinilo parece que tiene la continuidad asegurada ya que sus seguidores son muy fieles y existen alternativas muy interesantes”, aseveró. Según Vilella “tampoco hay que olvidar que el mercado de segunda mano es muy importante. Si el producto está bien conservado y a buen precio, supone un gran atractivo para los asistentes a la feria”.

    Otras notas de interés:

    Elvis Presley vuelve con un disco de góspel

    Mercado latinoamericano del libro de segunda mano: Una lucha por mantener viva su llama

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...