• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Luego de realizarse la primera vuelta en las elecciones en Brasil, el candidato de extrema derecha, Jair Bolsonaro, tomó la delantera con el 46% de los votos, pasando a segunda vuelta con el candidato del Partido de los Trabajadores (PT), Fernando Haddad, sin embargo, el resultado obtenido por un hombre de las características de Bolsonaro, xenófobo, racista y misógino, está ligado a la religión.

    Bolsonaro, favorito en las encuestas, logró aglutinar el respaldo en los últimos meses de los evangélicos, religión que congrega a 42,3 millones de personas es decir 22,2% de la población brasileña y en especial selló en una entrevista su alianza con el pastor Edir Macedo, a través del canal de televisión RecordTV, segundo canal de TV más visto en Brasil y propiedad del religioso, justo el día que se realizó el último debate presidencial.

    Macedo fue creador hace 40 años de la Iglesia Universal del Reino de Dios, hoy un imperio religioso con más de nueve millones de seguidores en todo el mundo que frecuentan los cerca de 10.000 templos, fue acusado por supuesto lavado de dinero por más de US$ 2.000 millones en donaciones de sus fieles desde 2001 a 2009, quedando bajo la lupa Cable Invest, un banco privado en las Islas Caimán, y compañías brasileñas varias.

    Otro de los influyentes religiosos en Brasil que impulsó al político de extrema derecha fue José Wellington, al asegurar que Bolsonaro en sus discursos “habla nuestro idioma, dice lo que a los evangélicos les gusta oír“, agregó Wellington en un video de apoyo a Bolsonaro hecho público por su iglesia, una de las que más fieles reúne en Brasil.

    En este sentido, el politólogo de la Universidad de Brasilia, Antonio Flavio Testa señaló que los evangélicos “tienen un voto muy disciplinado, suelen seguir la orientación de sus líderes” y aseguró que el rechazo de muchas de estas iglesias al PT de Haddad y Lula da Silva llevó a que el voto evangélico se empezara a decantar definitivamente por Bolsonaro.

    El pastor Silas Malafaia, de la Victoria en Cristo, una vertiente de la Asamblea de Dios, llegó a expresar “Bolsonaro es un candidato que tiene la agenda que nosotros defendemos, tiene una vida limpia y patriota. ¿Por qué no apoyarlo?“. Cuando se le pregunta por las actitudes racistas, machistas y homófobas de Bolsonaro, el pastor responde que son acusaciones “de lo más ridículas, fue la izquierda brasileña quien apoyó con fuerza toda esa basura moral, como la ideología de género o el beso gay en la novela de las seis de la tarde”.

    Otras noticias de interés

    Justicia ciega en Brasil

    Con Bolsonaro se consolidaría la tendencia ultraderechista liderada por Trump

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...