• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Jair Bolsonaro asumirá el poder en Brasil a partir del 1 de enero de 2019, pero esta fecha se ha convertido para la comunidad LGBTI en una amenaza política y pánico moral, tras declararse el nuevo mandatario ultraderechista como homófobo y racista. A esto situación de vulnerabilidad se suma, la actuación de un Congreso evangélico que está representado en 91 diputados de 513, cuya razón las bodas entre las personas del mismo sexo se han incrementado para resistir  la violencia que podría desatarse en ese país.

    São Paulo ha sido la capital líder para tramitar las uniones homosexuales y a las oficinas de la notaria no paran de llegar parejas en busca de una boda in extremis, publicó el portal web del diario El País, citando el director de la oficina, el notario Adolpho Bastos da Cunha, quien refirió que “la demanda se ha disparado y hemos pasado de casar a seis parejas en agosto a 11 en octubre y 12 están en la agenda de este diciembre”.

    Una realidad similar se aprecia en los despachos de otros 120 notarios de São Paulo, que inscribieron el año pasado 2.835 de las 5.816 bodas que hubo en Brasil entre personas del mismo sexo. Aquella cifra supuso un aumento del 25% con respecto a 2016. Se estima que la subida ha sido mucho mayor.

    Homosexuales temen por sus vidas

    Pese a que el Tribunal Supremo brasileño declaró constitucional la unión homosexual en 2011 tras una demanda. Dos años después, el Consejo Nacional de Justicia obligó a las notarías del país a celebrar los matrimonios gais que están por desaparecer, debido a que el Congreso no ha aprobado ninguna ley que garantice ese derecho; lo que conlleva a que la comunidad LGBTI exprese su temor ante el nuevo escenario político que significaría un retroceso.

    “Retirar un derecho como el del matrimonio es imposible en un Estado de derecho”, declaró al País Mario Solimene, uno de los pocos abogados de Brasil especializado en uniones homoafectivas. “Aunque muchos se están poniendo en lo peor”.

    En vista de la frágil seguridad jurídica y política de la comunidad LGTBI en Brasil, estos han tomado la iniciativa de casarse antes de que culmine este 2018, sin hacer grandes fiestas o banquetes, lo que demuestra que no existe un final feliz de cuentos de hadas como esperaban las parejas del mismo sexo.

    Matrimonios precipitados

    Uno de los matrimonios precipitados fue protagonizado por Larissa Rocha y Luana Gomes, quienes  se casaron en Brasil luego de convivir tres años en pareja, aseguran que estaban sin planes de formalizar su unión, pero por temor a que Bolsonaro quiera prohibirlo y revertir los derechos que han ganado, dieron el gran paso.

    Rocha remembró que el nuevo mandatario de Brasil durante su campaña fue criticado por sus comentarios homofóbicos en los que manifestó que “preferiría tener un hijo muerto antes que gay“.

    La comunidad LGBTI no está convencida de que el Gobierno de Bolsonaro les garantice sus derechos

    “El presidente electo es extremadamente homofóbico y podría revertir los derechos que hemos ganado, como el derecho a casarnos“, dijo la mujer a la BBC, sseguidamente al comentar que “ya vivíamos juntas, pero decidimos hacerlo oficial ahora”.

    Además, los críticos del discurso de Bolsonaro hacen referencia a un programa de televisión de 2010 en el que el político sostuvo que si un hijo se comporta “un poco gay” debe ser golpeado para que cambie su comportamiento.

    “Yo he escuchado a gente decir, gracias a Dios me golpearon, mi padre me enseñó a ser un hombre”, aseguró Rocha, al tiempo que manifestó: “después de su elección, Bolsonaro dijo que la comunidad gay estaría contenta con su gobierno“, pero no todos están convencidos de ello.

    Aunque no lo crea Bolsonaro está estrechamente vinculado a la facción evangélica del Senado y de la Cámara de Diputados, señaló Comes quien afirma que para la comunidad LGTBI todo puede cambiar para peor “Como tal, tiene una agenda conservadora” y “él cree que deberíamos estar muertas, cree que no somos normales”, indicó la mujer para alegar que esas son las razones suficientes para tenerle miedo al nuevo presidente.

    Cuentan con protección

    Ana Gergase, abogada matrimonial para parejas homosexuales, explicó a la BBC que, después de la elección de Bolsonaro se han presentado aprehensiones entre la gente que no se había casado o firmado un contrato de unión civil y por eso se apresuran a garantizar sus derechos.

    “Ahí fue cuando la gente empezó a correr para casarse”, comentó la abogada, resaltando que las consultas sobre el tema se han doblado desde el resultado de las elecciones. Agregó que las garantías legales están ahí.

    Para la jurista “el Consejo Nacional de Justicia y la Corte Suprema garantizan el matrimonio gay” y advierte que “sólo una enmienda constitucional podría prohibir estos matrimonios y eso no sucede de un día para otro”.

    Igualmente, reconoció que no posee respuestas en cuánto a qué sucederá con el nuevo gobierno, por ello la Asociación de Juristas de Río de Janeiro recomendó a las parejas del mismo sexo casarse antes del fin de año.

    La abogada asegura que debe hacerse una enmienda para anular los matrimonios gays

    Tan pronto como puedas

    Otro de los que tampoco quiso esperar a hacer oficial la unión con su pareja fue Víctor Angeli y éste expresó que los tiene nervioso la situación política en Brasil y lo que pueda pasar en el futuro cercano, apuntó Angeli tras firmar el contrato de matrimonio en la oficina de abogados de Ana Gergase.

    “Creo que si lo puedes hacer, hazlo. Cásate tan pronto como puedas. El nuevo presidente es más conservador y viene de las huestes militares. No podemos tomar ese riesgo”, refirió.

    Damares Alves, designada ministra para la Mujer, Familia y Derechos Humanos, indicó que el matrimonio gay es un derecho garantizado. Pero, el lobo mostró los dientes cuando un senador pidió una consulta popular al respecto.

    Bolsonaro está vinculado al Congreso y senadores conservadores y eso es público y notorio

    Asesinato a homosexuales

    En 2017, las muertes violentas entre la comunidad LGBTI se disparado en un 30%, con 445 homicidios al año. Un récord histórico para el gigante suramericano y el mundo y una nueva hostilidad, se evidencia en los testimonios de una encuesta realizada por el equipo periodístico del País, que preguntó a docenas de personas LGBTI, en asociaciones y foros, cómo se ven con el nuevo gobierno.

    “Estamos notando un recrudecimiento en la relación entre la comunidad y el resto de la sociedad”, alertó Claudio Nascimento, coordinador de la ONG Grupo Arcoíris, quien dijo “Y es fruto del discurso de odio del presidente electo. Se ha entendido una autorización para discriminar”.

    La mayoría de los encuestados coincidieron en que casarse supone una unión, entre sí, y con las instituciones. Además, de ser una forma de resistencia. Otros pocos sutiles, mencionaron el caso de Priscila, una travesti asesinada a puñaladas al grito de “Bolsonaro presidente” en el centro de São Paulo el 16 de octubre. Así como el de una lesbiana, que prefiere no ser citada, que recibió un puñetazo en el metro días después.

    Varios entrevistados contaron haber sido amenazados de muerte con frases del estilo de “los maricones van a morir con Bolsonaro” en la calle o en redes sociales para hombres gais, citó la BBc Mundo.

    Guerra civil de baja intensidad

    El portal web el saltodiario reseñó que las causas de los crímenes de odio contra la comunidad LGBTI en Brasil y que estos hayan aumentado no es nueva, porque al fracturarse el proceso de impeachment que expulsó del Gobierno a la presidenta Dilma Rousseff, hubo una mayor militarización en el territorio, una agenda político-económica conservadora y reaccionaria movida por el establishment del gigante del sur.

    Sonia Onufer Corrêa es antropóloga, experta en políticas sexuales y coordina el observatorio de políticas sexuales (Sexuality Policiy Watch – SPW) en Rio de Janeiro, apuntó que no es posible mirar los datos de violencia, en este caso marcada por rasgos de género —mujeres y personas LGBT—, si no se analizan dentro del contexto de violencia estructural: “Esto también pasa en México, Colombia y Centro América. En Brasil hay 62.000 asesinatos por año, una ciudad entera que se va cada año, hay que ubicarla en una situación de guerra civil de baja intensidad”.

    Así mismo la SPW publicó un resumen de noticias durante el mes de septiembre de 2017, llamando la atención sobre varios episodios graves de censura artística e intelectual vinculados con el micro caso de Sérgio. A causa de la presión de grupos evangélicos pero también del grupo neoconservador y de derechas Movimiento Brasil Libre (MBL), la exposición de arte Queermuseu: cartografías de la diferencia en América Latina fue cancelada el 10 de septiembre de 2017 en el centro cultural Santander en Porto Alegre. La medida repercutió en el cierre de otras exposiciones.

    Seguir leyendo…

    La homofobia podría llegar a ser un acto criminal en Brasil

    ¿Homofobia? Intentan impedir matrimonio igualitario con referéndum en Rumanía

     

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...