• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Ante las elecciones presidenciales que se realizan este domingo 7 de octubre en Brasil, apareció por las calles un espectro de Hitler con la cara de Jair Bolsonaro, candidato del Partido Social Liberal (PSL), quien no le importa ser comparado con este personaje.

    Pese a todos los comentarios negativos que pueda tener, se ha beneficiado de las puñaladas recibidas, se aprovechó de que Lula ha sido arrestado en abril y luego definitivamente inhabilitado en la competencia electoral; para aumentar sus encuestas electorales.

    Mensaje de Lula

    En la víspera de cumpleaños de Lula Da Silva este sábado 6 de octubre, envió un mensaje al pueblo “que eligieran a Haddad” (…) “y como parece probable ni Bolsonaro ni Haddad han superado el 50%, ellos de seguro irán a la segunda vuelta y el juego se definirá el 28 de octubre”.

     

     

    Una gran contienda

    Según analistas políticos de Brasil, consideran que si gana Bolsonaro, se abrirán escenarios oscuros para el pueblo brasileño y se reforzarían las fuerzas conservadoras en el continente, línea política que tiene a la integración latinoamericana con obstáculos para sus avances en todos los aspectos.

    Mientras que, la victoria de Haddad sería un impulso progresista para el Cono-Sur junto a López Labrador, quien asumirá el cargo presidencial de México en Diciembre.

    Se podría considerar la posibilidad de que el socialismo, aunque en una forma diferente de la que se desarrolló en el siglo de las revoluciones, vuelva a ser una alternativa creíble y no contingente al capitalismo globalizado.

    Los analistas argumentan que desde la caída de la Unión Soviética, con la propagación del neoliberalismo y la imposición del capitalismo a nivel global, se ha inculcado una cadena en los sectores populares, tan falsa como asfixiante: “No hay alternativas”.

     

     

    Seguidores de Bolsonaro se toman fotos con el espectro de Hitler

    “No hay alternativas a un sistema de depredadores que permite a 264 familias apoderarse de la riqueza de 3 mil millones de personas. No hay alternativas a las recetas de un capitalismo que trata de resolver su crisis estructural con la agresión a los pueblos del sur, para apropiarse de su riqueza”, destacan los expertos.

    En este mismo orden de ideas, consideran que la Venezuela socialista se ha convertido cada vez más en el espantapájaros para sacudir a los cuatro vientos, no es en absoluto al azar. En Italia, los seguidores de Berlusconi, quienes son los centro-derecha y Renzi, cuyas políticas a favor de los bancos y el gran capital han allanado el camino para la xenofobia de Salvini, llenan sus bocas de Venezuela como un ejemplo negativo, presentándolo como un “estado fallido” del cual escapan las empresas.

    Entre tanto, la semilla lanzada por Cuba, Venezuela, Bolivia y también por los gobiernos progresistas que han cambiado la cara de Brasil y Argentina, sigue brotando. Nicaragua resiste y aún se experimenta. Salvador intenta mantener la bandera en alto. En Costa Rica, Honduras, Guatemala, los pueblos han entendido la antífona: debemos buscar una alternativa que se oponga al capitalismo.

     

    También puedes leer…

     

    Elecciones en Brasil: Definidos 13 candidatos presidenciales

     

    Existe intervención de la CIA en las elecciones de Brasil, según internacionalista

     

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...