• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Exigen a las autoridades del municipio defender sus barrios, el patrimonio y apoyar políticas públicas para la vivienda digna y el derecho a la ciudad. Señalan que como habitantes de Ñuñoa han sufrido durante años la devastación de barrios y transformación del hábitat y forma de vida, “en mercancía que se transa sin miramientos en el mercado inmobiliario”.

    Demandan de las autoridades comunales “una actitud activa y urgente de protección y reparación del daño que hemos sufrido, considerando que la comunidad de Ñuñoa se ha mantenido en estado de alerta, se ha informado, ha cuestionado y judicializado la aprobación de proyectos inmobiliarios a libre altura”. Denuncian, además que muchos proyectos inmobiliarios se encuentran “fuera de norma”, sin contemplar “el debido cumplimiento a la legislación urbanística y Medio Ambiental”.

    Las organizaciones vecinales señalan estar su absoluto desacuerdo y cuestionan los aspectos urbanísticos, viales, medio ambientales y legales “con los cuales se aprueban cientos de proyectos”, que quedan sujetos a la revisión de una Dirección de Obras Municipales (DOM) que “se ha resistido a cumplir con lo ordenado por la SEREMI de Vivienda y la Contraloría General, en numerosos proyectos aprobados o en procesos de aprobación”. Desacatos a la legislación que en algunos casos han sido confirmados por la Corte de Apelaciones de Santiago y la Corte Suprema.

    En el comunicado que emplazan a la Municipalidad de Ñuñoa a considerar la “opinión de la ciudadanía ante estos proyectos y otros tantos anteproyectos ingresados a la DOM”, y declaran su “total rechazo a que se sigan construyendo mega edificaciones a libre altura”. Advierten como efectos de éstos, entre otros: saturación vial y de redes de agua y alcantarillado, aumento de población flotante, contaminación visual, atmosférica y acústica, problemas de seguridad y empobrecimiento del paisaje urbano.

    Municipalidad de Ñuñoa

     

    Advierten que Ñuñoa ya cuenta con una “excesiva cantidad de edificaciones a libre y baja altura, megaproyectos y equipamiento a escala mayor, con una carga de ocupación casi insostenible”, lo que genera la vulnerabilidad de “nuestros barrios”. Para los vecinos la construcción de estos megaproyectos es “un atentado para nuestra calidad de vida”, que exige una mirada global respecto a su impacto. Mirada global que solo puede tener lugar, señalan, con “la participación plena de la comunidad y la voluntad de un Municipio más cercano a sus comunidades y no al sector inmobiliario”.

    Concluyen que las necesidades de desarrollo urbano en Ñuñoa tienen que ver con mantener y mejorar los espacios públicos, áreas verdes, seguridad, salud, construir vivienda social y proteger el patrimonio material e intangible. 

    Adhieren al comunicado las Juntas de Vecinos N° 9 General Sucre 2, N° 12 Javiera Carrera, N° 13 Suárez Mujica, N° 15 Campo de Deportes, N° 21 Parque Ramón Cruz, N° 20 Parque Juan XXIII, N° 25 Villa Lo Plaza, N° 32 Villa Olímpica, N°33 Cruz Gana, N° 34 Rebeca Matte, N° 35 Exequiel González Cortés, N° 36 La Portada, la Coordinadora de Pobladores Newen, el Comité Administración Conjunto Habitacional Salvador y Ampliación Ñuñoa, el Equipo Técnico Declaratoria Zona Típica Villa Olímpica, el Centro para el Desarrollo del Patrimonio y la Cultura Barrio Suárez Mujica, el Centro Cultural Kueluwe, el OCF Barrio Pucará, la Red Ñuñowe, el Barrio Los Adoquines de Ñuñoa, la Radio Comunitaria Villa Olímpica, el Comité de Vivienda Villa Olímpica, Werta Villa Olímpica y Coordinadora nacional de Trabajadores NO + AFP Ñuñoa. Y los concejales Alejandra Placencia, Paula Mendoza, Emilia Ríos y Camilo Brodsky, y los diputados Maya Fernández Allende, Giorgio Jackson, Gonzalo Winter y Natalia Castillo.

     

     

    DECLARACIÓN PUBLICA

     

    Nos hemos reunido una importante articulación territorial de organizaciones barriales y de vecinos y vecinas de Ñuñoa, los que hemos dado una lucha histórica en la defensa de nuestros barrios de la vorágine inmobiliaria en nuestra comuna, así como también de nuestro patrimonio y memoria barrial tangible e intangible.

    La Declaración Pública da cuenta de las deliberaciones de las organizaciones vecinales; expresan sus principios y puntos de vista, acerca de cómo se estima que debiera llevarse adelante un proceso de elaboración de una política municipal, con relación a lo sufrido en nuestra comuna.

    Manifestamos nuestro absoluto desacuerdo y cuestionamos totalmente los aspectos urbanísticos, viales, medio ambientales y legales, con los que se aprueban numerosos proyectos, los cuales quedan sujetos a la revisión de la Dirección de Obras Municipales. Esta se ha resistido a cumplir con lo ordenado por la SEREMI de Vivienda y la Contraloría General, en varios proyectos aprobados o en proceso de aprobación, configurando así, un desacato a la Legislación del Estado de Chile, que obliga a las Instituciones Públicas a reconocer autoridad en ellos, y que además en algunos casos han sido confirmados por los diversos incumplimientos a la norma, por la Corte de Apelaciones de Santiago y la Corte Suprema, que le han dado la razón y autoridad técnica y administrativa a la SEREMI y a la Contraloría General de la República.

    Por todo esto, instamos a la Municipalidad de Ñuñoa a asumir un papel más activo; queremos participación real y efectiva de todas las comunidades y barrios en su conjunto, llevando una política de reparación y gestión comunitaria del patrimonio cultural, tangible e intangible de Ñuñoa a través de un proceso transversal, democrático e integral respecto de los diferentes ámbitos que convergen y conciernen la definición, la preservación y la conservación de los valores que identifican y caracterizan las formas de vida de la comunidad Ñuñoína, y las necesidades reales identificadas por los barrios y comunidades.

    Los tiempos corren y seguimos en eternas reuniones municipales, nuestras demandas sociales se han burocratizado, y en paralelo, se siguen aprobando proyectos de edificación para Megaproyectos y construcciones en altura, que sin duda para nuestros barrios no son necesarios y no representan ningún beneficio, sino todo lo contrario.

    ORGANIZACIONES DE ÑUÑOA RECHAZAN LA DEVASTACIÓN INMOBILIARIA EN LA COMUNA, EXIGEN A LAS AUTORIDADES COMUNALES DEFENDER SUS BARRIOS, EL PATRIMONIO Y APOYAR POLÍTICAS PÚBLICAS PARA LA VIVIENDA DIGNA Y EL DERECHO A LA CIUDAD.

     

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...