• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Una nueva polémica sacude a la UDI, esta vez en la comuna de Cañete, Región del Biobío, donde una militante está acusando al concejal gremialista Cristián Medina (en la foto) de dar trabajo a través de “favores sexuales”, entre otros delitos.

    Denice Vergara, quien dice militar en el partido desde 2011 y formar parte de la Secretaría Distrital de la oficina parlamentaria del diputado Iván Norambuena, presentó una carta ante el Tribunal Supremo de la UDI para denunciar esta situación.

    En el reclamo, la mujer asegura que durante todos estos años de servicio, ha visto “los peores abusos y denostaciones a las que me he visto sometida en mi vida”. Según la carta, el concejal, que a veces cumple funciones de jefe de oficina, la ha maltratado de forma verbal y psicológica, amenazándola en todo momento con la pérdida de su fuente laboral.

    Además, añade la denuncia, “me obliga a realizar acciones matonescas que van en el desmedro de otros militantes que no lo apoyan o que no hacen caso a sus pedidos como, por ejemplo, averiguar deudas personales de militantes para luego exponerlos en público”.

    Según la mujer, el concejal la obligaba a mantener silencio respecto a las actividades que realiza en la oficina parlamentaria. Vergara contó que “utilizaba la oficina como cantina, como un centro de eventos en horarios de oficina y posterior al horario de oficina”.

    “La usaba como motel, tengo pruebas: preservativos usados y eso va a ser utilizado ahora para que él dé la cara y diga ‘yo hacía mal uso de recursos públicos'”, manifestó la mujer.

    Denice Vergara dice que lo sorprendió “en un acto homosexual, pero reitero, no estoy en contra de su condición. Estoy en contra de dónde lo practicaba. No correspondía el lugar, no tuvo ningún respeto hacía mí ni hacia nadie, porque él dejaba sus preservativos, frascos de vaselina e infinidad de cosas”.

    La mujer además acusó al Tribunal del partido que “es de público conocimiento que este concejal ofrece trabajo a jóvenes que se acercan a la oficina o al partido buscando apoyo a cambio de favores sexuales”.

    De acuerdo a la denuncia, todas las situaciones han sido puestas en conocimiento del diputado Iván Norambuena, “quien ha pospuesto entregar solución para tan graves hechos”. Vergara dice que también presentará medidas en la Contraloría.

    Por su parte, el aludido, el concejal Cristián Medina, sólo se limitó a decir que el próximo lunes presentará una querella por el delito de injurias.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...