• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Ante la noticia publicada este jueves en el diario electrónico Pulso, sobre la decisión de la empresa  francesa ENGIE de cerrar sus centrales carboneras en Chile, la ONG Chile Sustentable celebró la noticia y llamó al gobierno de Sebastián Piñera a constituir la mesa de trabajo ya acordada en el mandato pasado con las generadoras, y establecer un cronograma de cierre de la generación a carbón en el país.

    La directora de la Fundación Chile Sustentable, Sara Larraín, destacó el “positivo cambio de posición” de ENGIE que, si bien después de la firma del Acuerdo de París había declarado que sus inversiones apuntarían hacia una matriz 0% carbón, priorizando las energía renovables, su filial en Chile ENGIE Energía Chile anunció el 23 de junio pasado su intención de vender sus termoeléctricas. Para ello había contratado al Banco de Inversiones Citi, con lo cual pretendía enajenar las centrales termoeléctricas de Tocopilla (al menos 3 unidades), Andina y Hornitos, las que suman 2.300 MW de la capacidad de generación instalada de ENGIE en el país.

    Esta intención era contraria al compromiso de la directora general de ENGIE, Isabelle Kocher, en 2016, de cerrar el parque carbonero, lo cual fue reforzado por el ingreso de ENGIE a la Alianza para el Fin del Carbón (Powering Past Coal Alliance) que lideran los gobiernos de Canadá y Reino Unido, y que trabajan en un cronograma de cierre total de las centrales a carbón para 2030.

    Por eso el anuncio del cierre de las carboneras en Chile, por parte de Philip de Cnudde, director ejecutivo de ENGIE para América Latina, es -a juicio de Sara Larraín- una excelente noticia, que cambia el rumbo de ENGIE Energía Chile hacia la dirección correcta en la transición energética que requerimos en el contexto del cambio climático”.

    La ambientalista concluye haciendo un llamado al presidente Piñera a “retomar el acuerdo firmado por el gobierno de Bachelet con las empresas COLBUN, ENEL, ENGIE y AES-GENER, dueñas de las termoeléctricas a carbón, constituyendo una mesa de trabajo abierta a consumidores y organizaciones ciudadanas para diseñar un cronograma ordenado de cierre de las carboneras”.

    Esta es la vía más efectiva para cumplir con los compromisos de Chile ante el Acuerdo de París y, adicionalmente, para terminar con la contaminación del sector eléctrico en las 5 zonas de sacrificio de Tocopilla, Mejillones, Huasco, Puchuncaví y Coronel que están saturadas. Un hecho que genera impactos inaceptables en la salud de la población y cuyos planes de descontaminación están estancados.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...