• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El pasado domingo 10 de junio, vecinos de la localidad de La Meseta, en Carampangue, Provincia de Arauco, con asesoría de un grupo de expertos en el área de Conservación de Recursos Naturales, convocaron a la Conaf (Corporación Nacional Forestal) y a diversos propietarios del predio Codigua ubicado en el sector, para solicitar que el bosque nativo que sobrevive en este territorio de Arauco, y las especies de flora y fauna que se albergan allí, sean efectivamente protegidas, considerando que es uno de los parches de bosque nativo más grandes que quedan en la Provincia de Arauco, uno de los últimos con esta superficie, por lo mismo es un lugar con características únicas en donde existen especies en problemas de conservación, en categoría de conservación vulnerable y que según la ley de bosque nativo, no se deberían talar.

    Sin embargo, este territorio no ha sido considerado ni se ha reconocido como bosque de preservación, ya que de las 257 hectáreas que componen el predio, al menos unas 76 hectáreas de bosque nativo, así como 2,5 hectáreas del humedal que se encuentra a sus pies, será intervenido para la construcción del trazado del proyecto Línea de Alta Tensión 1 x 220 Kv, Tubul- Lagunillas, proyecto que pretende instalarse en la provincia de Arauco, y que hoy se encuentra en proceso de evaluación ambiental en el SEA (Servicio de Evaluación Ambiental).

    Desde el Colectivo de Vinculación Territorial, que ha estado participando en la investigación de las especies de flora y fauna del sector, señalan: “Cabe destacar que en la mayor parte del trazado hallamos poblaciones de Naranjillo (Citronella mucronata) la cual según la RCE del Ministerio del Medio Ambiente se encuentra en una categoría de conservación vulnerable, y por lo tanto, no se puede talar según la ley de bosque nativo. Esta especie no es mencionada en el EIA (Estudio de Impacto Ambiental) ni menos presenta un plan de manejo y restauración, por lo cual haremos las denuncias pertinentes. Apoyamos la movilización levantada por la comunidad de La Meseta en Carampangue, la cual se está viendo afectada por este megaproyecto sin siquiera haber tenido una instancia de participación ciudadana, y esperamos que los organismos competentes como la Conaf se pronuncien ante estos hechos”.

    De los propietarios de los predios invitados a la reunión, asistieron representantes de la empresa Bosques Arauco. Joselyn Gallegos, fue la vocera de los tres representantes asistentes. También asistió la representante de los propietarios de una parte del predio, Sucesión Figueroa, la señora Marisol Figueroa. De los invitados de Conaf, asistieron Alberto Bordeu Schwarze, Jefe del Departamento de Áreas Silvestres Protegidas y Rodrigo Valdés, Jefe Provincial de Conaf Arauco.

    Los especialistas en el área de Ingeniería en Conservación de Recursos naturales y del área de Geografía, José Gutiérrez, Diego Silva, Francisco Velásquez y Francisca Vásquez, algunos de ellos miembros del Colectivo Vinculación Territorial, mostraron a los asistentes un avance de un muestreo realizado en terreno de este sector, que deja en claro la importancia de proteger este bosque nativo, señalando que es una zona prioritaria para la conservación ya que pertenece a la Cordillera de Nahuelbuta, y por lo mismo, hay una amplia riqueza de especies, alto endemismo, posee un ecosistema ecotonal y se encuentra en un alto nivel de amenaza.

    También, destacaron que este fue sólo un “breve avance” del muestreo realizado en una jornada, pero si este se llegara a profundizar, sin duda, existe una alta probabilidad de que se encuentren especies que tienen un alto grado de amenaza, varias de ellas vulnerables o en peligro de extinción.

    Actualmente, en la Comuna de Arauco, un 80% de las plantaciones corresponden a monocultivo forestal, y solo queda un 20% de bosque nativo, los cuales siempre están amenazados ya que los dueños de estos predios corresponden a los mismos empresarios de la industria forestal.

    En palabras simples, este lugar es uno de los últimos parches de bosque nativo de la cordillera de Nahuelbuta en la Provincia de Arauco, debido a la alta explotación de la industria forestal.

    Hay que recalcar que en la cordillera de Nahuelbuta se ha perdido desde el año 1986 hasta el año 2011 un 31,25% del bosque nativo, mientras que las plantaciones forestales han aumentado en un 173,33% (Echeverria et al., 2017). Sin considerar el aumento que va desde el año 2011 a la actualidad. Por todo lo anterior, se instó tanto a la empresa Bosques Arauco, como a la Conaf, a trabajar en la protección del lugar.

    Sin embargo, la respuesta de ambas partes fue difusa y poco consistente, pues la misma Conaf dio el visto bueno al proyecto en el proceso de evaluación ambiental en que se encuentra la iniciativa. Por ello, tanto el grupo de especialistas, como los vecinos de La Meseta, mostraron su preocupación por la situación en que se encuentra el predio, ya que según recalcaron, no debería ser intervenido por ningún motivo, ni por ningún proyecto industrial.

    Frente a la aprobación del proyecto por parte de Conaf, los representantes que asistieron a la reunión señalaron que de momento no tenían mayores antecedentes al respecto y plantearon que es difícil para esta corporación hacer un seguimiento efectivo a todo el trazado en proyectos de esta envergadura.

    En los estudios de impacto ambiental de la empresa Element Power S.A. que es la empresa titular del proyecto, pero que en el fondo es “Parque Eólico Arauco”, no se mencionan las especies vulnerables del sector que no deberían talarse, es decir, Conaf no consideró este bosque nativo y sus especies, y dio luz verde al proyecto, señalando que estaba dentro de la legalidad, sin verificar realmente como el trazado afectaba la flora y fauna nativa del lugar.

    Vecinos del sector señalaron que “no es posible que una corporación dedicada a revisar este tipo de proyectos, no haga su trabajo de manera adecuada, verificando los lugares afectados por el trazado, en especial si se trata de bosque nativo. Asimismo, Bosques Arauco S.A, responsable de la sobreexplotación de la industria forestal en la zona, debería como gesto mínimo por la protección del medio ambiente, no permitir que se siga talando e interviniendo bosque nativo en estos sectores que son los únicos que van quedando”.

    Fruto del Naranjillo

    Ante esta situación, Conaf manifestó que buscarán más antecedentes sobre el tema, leerán el informe sobre el proyecto Línea de Alta Tensión emitido por ellos mismos, y se reunirán con los especialistas y vecinos de La Meseta en una próxima reunión a concretarse el día 7 de julio de 2018.

    Por su parte, los representantes de Bosques Arauco S.A. Acordaron recopilar mayor información y reunirse nuevamente con los vecinos el día 7 de julio. Además se comprometieron a entregar permisos y mayores facilidades para que los especialistas puedan generar más estudios en el sector e identificar otras especies de flora y fauna presentes en el lugar con algún grado de amenaza.

    Fuente: Resumen

    Loading...
    Loading...