• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El lunes 8 de enero, la Corte de Apelaciones de Temuco resolvió revocar la medida cautelar de arresto domiciliario para Ariel Trangol Galindo, uno de los imputados por el denominado “Caso Iglesia”. Con esta decisión, Ariel retornó a prisión preventiva, situación en la que se ha mantenido por más de un año y medio, al igual que sus hermanos Benito y Pablo y el lonko Alfredo Tralcal.

    Apenas el 3 de enero, el Juzgado de Garantía de Temuco había resuelto modificar la medida cautelar de prisión preventiva para Ariel Trangol. Sin embrago, el comunero decidió presentarse de forma voluntaria a la audiencia del lunes, pese a que no se emitió una orden de detención. 

    Margarita Matamala

    En conversación con El Ciudadano, Margarita Matamala, esposa de Ariel Trangol, manifestó sus dudas sobre la decisión del tribunal de alzada. “Él estuvo en la casa una semana. Había ganado en la Corte de Apelaciones con dos puntos a favor, pero no sé qué pasó. Se supone que debería estar en la casa, pero no lo dejaron en libertad”, aseguró.

    En palabras del defensor penal mapuche, Juan Pablo Alday, a UFRO Medios, es necesario “precisar que la Corte de Apelaciones por mayoría estuvo por confirmar la resolución [NdR: el voto en contra fue de la ministra María Elena Llanos], pero mediante la interpretación –que no compartimos– de una norma constitucional, entiende la Ilustrísima Corte de Apelaciones que se requiere unanimidad para mantener el arresto domiciliario total. En virtud de ello y dado que no compartimos la resolución, estamos estudiando los recursos judiciales para efectos de impugnar la resolución de la Corte”.

    Los dolores de Ariel

    Tras la resolución de la Corte de Apelaciones, Ariel Trangol debió retornar al hospital regional, en razón de su delicado estado de salud producto de la huelga de hambre que aún mantiene, aunque ahora “está consumiendo solo líquido; leche, mate y todo eso”, según precisa Margarita Matamala.

    “Ariel se encuentra con mucho dolor de espalda y calambres. Está muy débil, porque ha bajado más de 30 de kilos. El salió una semana a la casa, pero no bajó la huelga, porque sabía que iba a pasar esto”, agrega la esposa del comunero.

    El día previo a la decisión de la Corte de Apelaciones, Trangol participó en un video contando lo que ha vivido desde aquel 9 de junio de 2016, cuando fue detenido luego de un control de identidad realizado por Carabineros y acusado al día siguiente de ser una de las personas responsables del ataque incendiario a un templo evangélico en Padre Las Casas.

    Fiscal Luis Torres

    En el registro, recalcó que es inocente, al igual que sus hermanos y el lonko. “Nosotros nunca quemamos la iglesia, no tenemos nada que ver con quemas (…) Nosotros no somos terroristas. Somos mapuche, gente de bien, gente tranquila”, afirmó. 

    También tuvo duras palabras para el Ministerio Público y para el fiscal a cargo de la investigación, Luis Torres. “Aquí hay mucho racismo de parte del Ministerio Público (…) Nos acusaron con armas. De cuántas armas no hablaron estos perros de mierda”, señaló.

    Además, Ariel Trangol recordó que “a mucha gente la han encarcelado injustamente. Si aquí solo hay racismo y discriminación de parte del Ministerio Público y de todos estos políticos de mierda que están detrás de nosotros y presionando para que estemos presos”.

    En relación al persecutor, el comunero acusado por el “Caso Iglesia” dijo que “empezó a hablar tanta hueá en la prensa. Empezó a publicar en el diario que nosotros somos terroristas y cosas así (…) Me esta arruinando la vida. Más que la huelga, me está matando la pena que llevo por estar encerrado tanto tiempo, porque tengo dos niñitos chicos que alimentar”.

    Aquel punto de vista es compartido por su esposa, Margarita Matamala, quien indica que “por la mentira que ha inventado el fiscal Luis Torres, lo hemos pasado muy mal todo este tiempo, por más de un año y ocho meses”.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...