• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • El ministro en visita extraordinaria para causas por violaciones a los derechos humanos de la Corte de Apelaciones de Santiago, Mario Carroza, condenó a tres ex agentes de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), por su responsabilidad en el delito de homicidio calificado del dirigente del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), Miguel Enríquez. El crimen fue perpetrado el 5 de octubre de 1974 en la comuna de San Miguel.

    En el fallo, Carroza condenó a Miguel Krassnoff Martchenko a la pena de 10 años y un día, en calidad de autor del delito; en tanto, los agentes Teresa del Carmen Osorio Navarro y Rodolfo Valentino Concha Rodríguez fueron sentenciados a 3 años y un día de presidio, con el beneficio de la libertad vigilada, como cómplices.

    En la etapa de investigación, el ministro en visita acreditó que el 5 de octubre de 1974, cuando Enríquez se encontraba junto a su pareja Carmen Castillo y otros dos integrantes del MIR en la vivienda ubicada en calle Santa Fe 725 -la que era utilizada como casa de seguridad en el marco de su condición de clandestinidad- fue objeto de un operativo por parte de agentes de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA).

    Miguel Krassnoff

    “Sin contar con un respaldo justificativo, se apersonaron en el lugar, lo acordonaron y desplegaron un numeroso contingente de dicha organización y de Carabineros en toda la manzana”, detalla el fallo, agregando que los agentes del Estado “sin exhortarlos previamente a entregarse para ser detenidos, iniciaron una ofensiva armada contra los moradores del inmueble”. El ministro continúa su relato señalando que ésto lleva a Enríquez y el resto de los ocupantes de la casa a responder desde el interior, quienes luego de percatan “de la imposibilidad de hacerles frente, debido al número de agentes que utilizaban los servicios de seguridad y al poderío de las armas empleadas”.

    En ese escenario, añade Carroza, los miembros del MIR resuelven huir por las techumbres de las casas colindantes, cuestión que logran los acompañantes de Enríquez, no así este último, “quien es herido e intenta previamente, antes de tomar la misma decisión, asegurar la suerte de su compañera Carmen Castillo Echeverría, quien se encontraba embarazada y herida”. Cuando lo hace -concluye el ministro en visita- “es sorprendido por los agentes que se encontraban cubriendo la calle lateral, quienes le disparan y es abatido en el patio de un inmueble vecino”.

    En el aspecto civil, el fallo condenó al fisco a pagar $50.000.000 a cada uno de los dos hijos de la víctima.

    Anuncios
    Loading...