• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Matías Mella (18) se llama el joven trans que fue brutalmente agredido durante la madrugada del miércoles 13 de marzo. Según denunció, se trató de un hecho de violencia en razón de su identidad de género, puesto que los victimarios marcaron uno de sus brazos con una esvástica, símbolo usado por los nazis, el mismo que emplearon los agresores en el caso de Daniel Zamudio, hace siete años.

    El joven relató a la subsecretaria de Prevención del Delito, Katherine Martorell y al Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) que fue agredido por dos hombres que, cubiertos con la capucha de sus buzos, marcaron uno de sus brazos con la esvástica en un plaza ubicada en Quiapo con Armando Lira, en la comuna de Pedro Aguirre Cerda. También marcaron con otros símbolos su frente.

    “Estaba escribiendo, tenía las uñas pintadas. Cuando me negué a ofrecerles un cigarro a dos hombres, estos comenzaron a insultarme, a darme golpes de pies y puño. Me decían lesbiana de manera despectiva. Les expliqué que era transexual y me hicieron marcas en el brazo y en la frente”, relató la víctima.

    De acuerdo al reporte del Movilh, Matías denunció los hechos a las 15 horas (el ataque fue a la una de la madrugada) en la Tenencia Carlos Valdovinos. Recién a las 21 horas declaró todo lo ocurrido en el lugar.

    “Estamos consternados por todo lo que ha estado ocurriendo. Ya sumamos 10 ataques de violencia extrema contra las personas LGBTI en el transcurso del presente año. Esto nos lleva a concluir y decir, de manera tan responsable como dramática, que en Chile se ha desencadenado un ola de de ataques homo/lesbo/transfóbico, donde está desatada la irracionalidad y el desprecio hacia quienes tienen una orientación sexual o identidad de género distinta a la mayoritaria”, sostuvo Óscar Rementería, vocero del Movilh.

    “Matías ha sido marcado de por vida. Las esvásticas, esperamos y confiamos, perderán visibilidad en su cuerpo, pero el daño psicológico no tiene límites. Por eso es importante que reciba la solidaridad, el cariño y el amor de todas y todos y, muy especialmente, que entre todos exijamos la máxima justicia y sanción contra los responsables”, añadió el representante de la organización.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...