• El Ciudadano | Edición Internacional
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • La Corporación Chelenko, organización “paraguas” de la recientemente constituida Zona de Interés Turístico homónima, respaldó el pronunciamiento de la AG Campesina de Puerto Guadal, en el sentido de que los parques de la región de Aysén “permiten asegurar la biodiversidad de especies, porque es lo que corresponde y es fundamental para las futuras generaciones, además de posicionar este territorio, en el caso  de la Red de Parques de la Patagonia, en el imaginario turístico mundial…. Esto no es solo orgullo, estamos convencidos es una oportunidad de desarrollo sustentable para Aysén”.

    En una asamblea sostenida el lunes pasado en Bahía Murta, la organización presidida por Patricio Aravena Castillo tomó la determinación de expresar públicamente su parecer, con el fin de aportar al debate que se ha generado.

    Chelenko reúne a organizaciones turísticas de toda la cuenca del lago General Carrera, con representantes de Chile Chico (Agrupación de Turismo y Cultura), Mallín Grande (Agrupación Medio Ambiental, Patrimonial y  Cultural Rescatando Valores del Fogón), Puerto Guadal (Protectores Cuenca Sur), Valle Soler (Comité Campesino Valle Soler), Puerto Bertrand (Comité de Turismo), Río Leones (Agrupación de Turismo y Cultura de Río Leones), Puerto Río Tranquilo (Asociación Gremial de Turismo y Comercio), Bahía Murta (Agrupación de Turismo, Deportes y Cultura “Calafates”), Puerto Sánchez (Comité de Turismo, Deporte y Cultura), Villa Cerro Castillo (Asociación Gremial de Turismo) y Puerto Ingeniero Ibáñez (Comité de Desarrollo Turístico), además de la Corporación Costa Carrera.

    En este sentido, un aspecto fundamental que quisieron relevar fue que “todos quienes componen la Corporación Chelenko y quienes se involucraron en la declaratoria de la Zona de Interés Turístico del mismo nombre son habitantes de este territorio”. Más aún, “muchos hijos y nietos de colonos, ligados a las actividades tradicionales como la agricultura y la ganadería, junto a hombres y mujeres que han llegado y se han enamorado de su cultura, sus paisajes y su gente”.

    Esto se ha demostrado en que “muchos de quienes forman la corporación complementan perfectamente las actividades ganadera y turística a escala humana. Por esto, somos uno con el mundo rural, aliados naturales, compañeros de sueños sobre la sustentabilidad de Aysén y no adversarios como parecieran algunos actores querer que se dé el debate”, señalaron desde la agrupación.

    Por ello, añadieron, “el turismo puede ser una actividad complementaria para la forma que decidamos vivir en Aysén. Nuestra mirada no excluye ninguna actividad histórica y tradicional, incorporando miradas necesarias para cuidar nuestro hermoso Aysén.  Es más, se complementa con la agricultura, la ganadería, la producción local, la conservación de los ecosistemas, el orgullo de ser como somos, el amor por nuestros ríos, glaciares, bosques, lagos y naturaleza en general”.

    La Corporación Chelenko nació luego de al menos tres años de trabajo, que convocó a cientos de hombres y mujeres de toda la cuenca del lago General Carrera. En tanto, la ZOIT (zona de interés turístico) es “un instrumento de planificación vinculante que da cuenta de una de las principales aspiraciones de la Región de Aysén, coherente con la propia Estrategia de Desarrollo Regional (EDR): el turismo sustentable” dijeron desde la organización.

    Es la propia EDR la que aclara que la mirada regional va en la línea de un “Aysén Reserva de Vida. Es esta mirada coherente con uno de los objetivos del desarrollo sostenible impulsado por el PNUD: ‘Proteger, restablecer y promover el uso sostenible de los ecosistemas terrestres, gestionar sosteniblemente los bosques, luchar contra la desertificación, detener e invertir la degradación de las tierras y detener la pérdida de biodiversidad’”.

    Por ello, hicieron un contrapunto al hecho que diversos actores insistan en que “el desarrollo turístico en Aysén no trae ni traerá beneficios a las comunidades, e incluso que atenta contra otras actividades productivas”, sectores que más aún “públicamente han expresado que no creen en los parques nacionales”, en circunstancias que “las nuevas áreas silvestres protegidas son un aporte y no una amenaza para un Aysén sustentable”.

    Finalmente, desde la Corporación se mostraron “disponibles para ese debate y discusión” e hicieron un llamado: “Es esta una oportunidad. No la desperdiciemos, que ya hemos pasado momentos de polarización que no queremos volver a vivir”.

    Loading...