• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El cabo 2º de Carabineros, Blas Villarroel, autor de los disparos en contra del conductor de Uber, Rodolfo Muñoz, en el aeropuerto de Santiago, declaró ante el fiscal Manuel Urzúa, para presentar su versión de los hechos, señalando que fue empujado por el vehículo en al menos tres oportunidades, por lo que hizo uso de su arma de servicio.

    En su declaración, el uniformado indicó que lo que buscaba era “sólo resguardar mi integridad física, que se vio vulnerada haciendo uso racional de la fuerza, utilizando el arma letal para repeler el ataque”, agregando que en el momento de los disparos, el conductor reinicia “su marcha con claras intenciones de atropellarme y evadir el procedimiento. Empujándome, al menos, tres veces con el vehículo”.

    Asimismo, el carabinero insiste que en ningún momento tuvo intención de causar lesiones mortales al conductor, y que se apegó al protocolo de uso de armas de fuego de los funcionarios policiales.

    El suboficial será citado a declarar nuevamente, esta vez en calidad de imputado, durante la próxima semana. Sobre el conductor del vehículo, Rodolfo Muñoz, también será convocado en la misma calidad.

    El fiscal Occidente Eduardo Baeza explicó en este punto, que se abrieron dos investigaciones. La primera es la que está en curso durante esta semana, y la segunda se abrió de oficio, en contra del cabo Villarroel: “Constamos que puede haber una acción constituitiva de delito por parte del funcionario de Carabineros, al hacer uso del arma y generarle lesiones al conductor de Uber”, indicó el persecutor.

    Loading...
    Loading...