• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Si hay una institución cuestionada en estos momentos es Carabineros de Chile. El millonario fraude al interior de la fuerza de orden, la manipulación de pruebas en la Operación Huracán y el asesinato de Camilo Catrillanca constituyen algunos episodios recientes que revelan las malas prácticas de los policías uniformados.

    Cada vez que un carabinero incurre en una falta o ilícito, la institución inicia un proceso, que puede ser revertido, denominado bajas de “efecto inmediato”. Según reveló Emol, en los últimos tres años, la policía uniformada ha sometido a este tipo de desvinculación a 1.010 funcionarios, de un total cercano a los 50 mil.

    Un ejemplo de bajas de “efecto inmediato” se puede observar en los efectivos que participaron en el operativo que culminó con la muerte de Camilo Catrillanca, joven mapuche que recibió un disparo en la cabeza mientras conducía un tractor en Ercilla. En primera instancia, los policías negaron haber grabado los hechos con cámaras, pero después se determinó que uno de ellos rompió la tarjeta de memoria que almacenaba el registro audiovisual de lo sucedido ese fatídico miércoles 14 de noviembre. Por esta decisión, cuatro carabineros fueron separados de la institución.

    Algunos ejemplos de delitos por los cuales carabineros han sido formalizados o condenados desde el año 2015 a la fecha: asociación ilícita, obstrucción a la investigación, falsificación de instrumento publico, fraude al fisco, venta ilegal de armas, golpizas a estudiantes, cobro de sobornos a comerciantes extranjeros, alianzas con narcotraficantes y robos con intimidación.

    El portal de noticias señala además que las bajas de “efecto inmediato” corresponden al 53% de los procesos que pueden derivar en la salida de un funcionario desde la institución. En los últimos tres años, Carabineros ha dado de baja por distintos motivos a 1.903 miembros de sus filas.

    En los primeros 10 meses de este año, 441 carabineros fueron sometidos a proceso, cifra que se equipara al registro del año 2015. De todas formas, el 2017 ha sido el año con mayor número de bajas, con un total de 523.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...