• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El machi Celestino Córdova, condenado en 2013 por el caso Luchsinger-Mackay, permanece a la espera de una respuesta favorable a su solicitud de salida por 18 horas para realizar un rito sagrado, la renovación de su rewe. Si Gendarmería le concede el permiso, la autoridad espiritual mapuche podrá visitar la comunidad Chicahual Córdova, Lof LLeupeco, comuna de Padre Las Casas, para encabezar la imprescindible ceremonia de renovación espiritual.

    Mediante una declaración pública, el Colegio de Antropólogos de Chile llamó a escuchar y a comprender la petición de Celestino Córdova. En este sentido, la agrupación gremial explicó que el rewe “es un espacio ceremonial sagrado, ubicado en el hogar del machi, lugar donde éste selló un compromiso espiritual y social que lo vincula a ese territorio, donde periódicamente debe junto a su familia y comunidad hacer oraciones y una ceremonia de renovación espiritual llamada geikurewen. El machi adquiere su fuerza espiritual y de sanación permanentemente en su rewe, desde donde da atención en salud a los enfermos”.

    El colegio profesional apunta a los instrumentos normativos vigentes en Chile para sustentar la solicitud del machi: la Constitución, que garantiza la libertad de culto; el Convenio 169 de la OIT, que obliga a los estados suscriptores a velar por que los pueblos originarios accedan a desarrollar sus prácticas culturales; y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

    Según exponen desde la organización de antropólogos, “Celestino, su familia, comunidad y red de apoyo claman por el derecho a la vida, por pertenecer a un pueblo distinto a la gran mayoría de los chilenos, a una vida espiritual en conexión con la tierra y fundamentalmente con el rewe. Su actual estado es de enfermedad física y espiritual, agravada por su situación de encierro, la cárcel es una gran barrera que no permite la conexión del machi con el mundo espiritual y social”.

    Además, la agrupación recuerda que su actual estado de enfermedad física y espiritual ha sido respaldado en informes antropológicos y médicos. “Por eso es gravitante que pueda conectarse con el mapu, con el territorio y con el mundo espiritual, necesita impregnarse de esa energía que le permita renovar su espiritualidad, para luego afrontar el encierro, de lo contrario abiertamente puede morir. Su rewe funciona como un verdadero campo de atracción espiritual, desde donde él se conecta con los demás espacios naturales que recorre en sus rogativas, tan importante como el agua, las hierbas medicinales, las montañas, todos estos espacios le otorgan al machi el poder que necesita para vivir y estar dotado de salud”, explicaron desde el Colegio de Antropólogos de Chile.

    Loading...
    Loading...