• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El Servicio Médico Legal y el Departamento de Derechos Humanos del Ministerio del Interior comenzaron esta semana los trabajos de excavación en el Cementerio Nº3 de Playa Ancha, en Valparaíso, en el marco de una investigación judicial que busca establecer el paradero del sacerdote Miguel Woodward y de otros detenidos desaparecidos en los días posteriores al Golpe de Estado de 1973.

    Las diligencias están siendo encabezadas por el ministro de la Corte de Apelaciones de Valparaiso, Jaime Arancibia, quién declaró a radio Cooperativa que “los antecedentes de todo el proceso indican que estaría enterrado en el cementerio y es por eso que precisamente se hacen los trabajos en este lugar”.

    Recordemos que desde el mismo 1973 han existido distintos testimonios de trabajadores del cementerio, que ya en ese entonces confirmaron que funcionarios de la Armada entraron al camposanto en la noche y enterraron varios cuerpos en distintas fosas clandestinas.

    En ese sentido, el ministro Arancibia indicó que los trabajos se extenderán al menos durante una semana y se centrarán en la zona norte del recinto, donde se ubican las tumbas de los niños, lugar que permanece cerrado al público mientras se desarrollan las diligencias.

    Las acciones investigativas por este caso se iniciaron luego que en diciembre pasado, la Corte de Apelaciones de Valparaíso abriera una causa al respecto en el cementerio.

    Javier Rodriguez, vocero de la agrupación Amigos de Miguel Woodward y de las organizaciones de derechos humanos de Valparaíso, señaló que “estamos acá buscando a nuestros héroes; a nuestros compañeros detenidos desaparecidos. Sabemos que al cementerio llegó mucha gente en esa época. Es cosa de ver los registros que hubo muchos N.N que están en fosas”, dijo Rodríguez.

    La agrupación estima que en el lugar habrían al menos 10 cuerpos de personas detenidas en los días posteriores al 11 de septiembre de 1973.

    Un sacerdote torturado en La Esmeralda

    En el caso particular de Miguel Woodward -quien estudió ingeniería civil en la Universidad de Londres-, tras una vida consagrada al evangelio y empapado del proceso de la Unidad Popular, en el cual participó activamente, en los días previos al 11 de septiembre había decidido dejar el sacerdocio y casarse, proyecto que finalmente no pudo concretar.

    Por su participación en las JAP de su barrio, la población Progreso en el cerro Placeres de Valparaíso, Woodward fue delatado por un comerciante, siendo detenido por miembros de la Armada en su domicilio mientras retiraba algunos objetos personales, tras permanecer oculto varios días en casas de amigos. De ahí aparece en La Esmeralda, donde distintos testigos señalan que fue brutalmente torturado, siendo trasladado prácticamente muerto al Hospital Naval, donde se perdió definitivamente su rastro.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...