• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El Concejo Municipal de Conchalí decidió, en votación unánime, quitar la calidad de Hija Ilustre de la comuna a Lucía Hiriart, viuda del dictador Augusto Pinochet Ugarte, aprobando así la derogación del decreto especial N° 350 del 01 de septiembre de 1983.

    Según consignaron distintos medios nacionales, Hiriart recibió el reconocimiento por su “constante y abnegada labor en beneficio de los habitantes de la comuna”, destacando su labor como presidenta de CEMA Chile, y a la vez, como una forma de conmemorar, en ese momento, los 10 años del Golpe de Estado que derrocó al gobierno de la Unidad Popular.

    Las gestiones para quitar este título a la viuda del dictador fueron lideradas por la concejala del Partido Comunista, Grace Arcos, quien explicó que “la condición de hijo/a ilustre debe recaer en quien represente fielmente los valores de nuestra gente, lo que en ningún caso refleja la ‘Primera Dama’ de una de las Dictaduras más cruentas de la historia de América Latina”.

    No es la primera vez que un municipio quita este título a Lucía Hiriart. En junio de 2016, en la comuna de Ñuñoa, cuando cuatro representantes comunales dieron su voto a favor para que se le quitara la calidad de hija ilustre a ella y a su marido Augusto Pinochet, quien había sido reconocido con esa distinción en las comunas de Providencia y Santiago, las que también fueron revocadas durante ese año.

    En el caso de Conchalí, una vez confirmada la revocación del título de Lucia Hiriart, la concejala Arcos señaló que “estoy muy contenta por la decisión que adoptó el concejo municipal hoy y satisfecha por la contribución que hice en el marco del rol que me corresponde jugar como concejala”, agregando que la iniciativa “nació de la comunidad, particularmente de un vecino, y tuvo una rápida respuesta por parte del Concejo”.

    “Esta situación era insostenible, ya que como lo señalé en mi votación, la condición de hijo o hija ilustre debe recaer en quien represente fielmente los valores de nuestra comuna, y por cierto que esta persona no solo no los representa, si no que es todo lo contrario. Dejar sin efecto la condición de hija ilustre es también un reconocimiento a la memoria de cientos de víctimas de la dictadura en nuestra comuna”, puntualizó la concejala.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...