• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    La tarde de este martes, más de un centenar de mujeres realizaron una concentración en repudio al femicidio de Soraya Sepúlveda, asesinada en su lugar de trabajo por su ex pareja Luis Alberto Salgado.

    Según consigna Resumen, las manifestantes se congregaron a las afueras de la Galería Caracol, por calle Caupolicán, para luego dirigirse hasta la peluquería en la que trabajaba Soraya Sepúlveda, para poner velas, dejar arreglos florales, pero por sobre todo expresarse en contra de este nuevo caso de femicidio y violencia machista.

    Sofía Uribe, de la Red Chilena contra la violencia hacia la Mujer y Niñas BioBío-Ñuble, comentó que “este sujeto hizo esto porque no entendió que ella no era propiedad de él y se sintió con el derecho de matarla en su trabajo. Vivimos en una sociedad machista, donde normalmente se asocia que la mujer no puede terminar una relación por los problemas económicos que supuestamente contrae, pero al contrario, Soraya lo que hizo fue demostrar que si podía seguir con la construcción de su vida y este sujeto no puedo dimensionar esto”.

    Uribe explicó que Soraya engrosó la lista de mujeres que al ser agredidas por sus parejas, “estampan denuncias, se separan, tienen órdenes de alejamiento en contra de los agresores, pero eso no les asegura poder vivir tranquilas. Hacemos el llamado a los hombres para que entiendan que las mujeres no somos propiedad de ellos, por eso nos movilizamos en contra del acoso callejero y las publicidades que nos cosifican. Queremos vivir en paz”.

    Por su parte, Alejandra Figueroa, colega de Soraya, declaró que “ella era una mujer llena de esperanzas, por eso trabajaba por su hijo. A veces como mujeres ocultamos lo que nos ocurre y esto es un error, pero es por vergüenza en su mayoría. Esto es trágico para todos, recordemos además que hay otra compañera que no podrá volver a trabajar porque recibió un disparo en su brazo izquierdo, que es su fuente de trabajo”.

    Figueroa agregó además que “Carabineros sólo llega cuando hay asaltos o robos, pero aquí había cero seguridad, a pesar de que había una orden de alejamiento. Aquí hay una falla y no sé si es en los fiscales, en Carabineros, en los tribunales, pero aquí alguien está fallando y ¿cuál es el precio de estas fallas? Las mujeres”.

    En ese sentido, desde las organizaciones penquistas indicaron que el caso de Soraya marca un precedente, por el contexto en el cual ocurrió su femicidio; su lugar de trabajo, ubicado en una concurrida galería del centro de Concepción, es decir, a vista y paciencia de la comunidad, y no en el espacio privado, como suelen ocurrir estos hechos de violencia.

    Fuente: Resumen

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...