• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Tras el masivo corte de agua que afectó a 40 mil hogares de tres comunas del sector oriente de Santiago, la Fiscalía abrió una investigación de oficio para dilucidar la razón de la contaminación detectada en el río Mapocho, que fue la que detonó la suspensión del suministro.

    En ese sentido, según consigna La Tercera, las primeras diligencias apuntan al centro de esquí Valle Nevado como la empresa responsable de la contaminación de las aguas del afluente. Según detalló el matutino, el fiscal jefe de Flagrancia, Ernesto Navarro, junto a funcionarios de la Brigada de Delitos Medioambientales de la PDI, acudieron hasta la planta de Aguas Andinas ubicada en el sector de camino a Farellones.

    En el lugar, Navarro y los detectives acompañaron a los trabajadores a hacer un recorrido río arriba y detectaron dos manchas viscosas y con espuma en el cauce del río y en uno de sus desvíos, conocido como río Molina.

    En ese momento, los funcionarios de Aguas Andinas indicaron que la única empresa que podría tener una conexión con ese río era el centro de esquí, y afirmaron a la PDI que tenían conocimiento de que en Valle Nevado se había realizado hace pocos días una limpieza de los ductos de alcantarillado y que los desechos se habrían arrojado al mencionado río.

    Con estos antecedentes, el fiscal Navarro ordenó de inmediato a la policía civil realizar diligencias al centro de esquí para determinar si otras empresas pudiesen haber provocado la contaminación del agua. Sin embargo, se llegó a la conclusión de que no habría otro recinto que lo pudiese haber hecho, ya que Valle Nevado es el único que se encuentra aguas arriba del río.

    En esa línea, para esta jornada se esperaban los resultados de las muestras de agua que la Bidema tomó para determinar las sustancias que causaron la contaminación.

    Al respecto, el superintendente de Servicios Sanitarios de la Región Metropolitana, Ronaldo Bruna, afirmó que la contaminación detectada es “grave” y explicó que la investigación busca “catastrar todas las eventuales fuentes de contaminación, como los centros de esquí que están aguas arriba, u otras actividades productivas como la minería”.

    “Buscamos identificar que ellos, en algún proceso, puedan generar una descarga episódica y generar también cultura respecto al cuidado de las descargas en el río porque eso afecta agua abajo. Vemos que es de la máxima gravedad que actividades productivas o personas estén contaminando en las aguas arriba de las tomas de agua cruda que abastecen a las ciudades”, explicó Bruna.

    Por su parte, el gerente general Valle Nevado, Ricardo Margulis, señaló estar “al tanto de la investigación” y manifestó que entregaron toda su colaboración “cuando la autoridad así lo requiera”.

    “En este caso, inspeccionar nuestra planta de tratamiento de agua potable y servida, la que cuenta con declaración de impacto ambiental y cumple con los más altos estándares y controles, los que enviamos periódicamente a la Seremi de Salud”, dijo Margulis.

    El gerente del centro de ski recordó que “existen otros afluentes provenientes de terceros distintos a Valle Nevado, aguas abajo, y que alimentan al río Molina. Es importante que la investigación realice un estudio de trazabilidad para conocer el origen de la sustancia en el agua”, concluyó el representante de Valle Nevado.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...