• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Luego de que el pasado fin de semana las autoridades regionales decidieran levantar la alerta amarilla que regía en Quintero y Puchuncaví, cerca de 9.800 estudiantes retomaron sus clases el martes 4 de septiembre. Sin embargo, pocas horas después del retorno a las aulas, se produjo otro episodio de contaminación, que no fue registrado por los dispositivos correspondientes, dejando a un centenar de personas con síntomas de intoxicación, como dolor de cabeza y en el pecho, mareos, náuseas, vómitos y adormecimiento de extremidades.

    “Tienen síntomas similares que entran en un patrón muy parecido a lo que hemos atendido en los dos episodios previos”, dijo la directora del Hospital de Quintero, Daniela Siegmund, según consigna La Tercera. A partir de este escenario, las autoridades reactivaron la alerta amarilla y la suspensión de las clases en ambas comunas de la región de Valparaíso.

    La ministra del Medio Ambiente, Carolina Schmidt, aseguró que desde la cartera tomarían “todas las medidas que nos faculta la ley para determinar las responsabilidades de lo sucedido, caiga quien caiga”.

    El malestar en la zona por los reiterados episodios de contaminación impulsó a un grupo de estudiantes del colegio Santa Filomena de la comuna de Quintero a tomarse las dependencias del establecimiento, durante la madrugada de este miércoles.

    Dos semanas en crisis

    El 21 de agosto detonó la crisis ambiental en la zona. La seremi de Educación decretó la suspensión de las clases a partir del día siguiente. El 23 de agosto se decretó alerta amarilla para Quintero y Puchuncaví.

    Schmidt y el intendente de la Región de Valparaíso, Jorge Martínez, apuntaron a ENAP como la responsable de los episodios de contaminación registrados durante esos días y notificaron la suspensión de sus faenas. El 29 de agosto, la Municipalidad de Quintero presentó un recurso de protección contra la petrolera estatal. Esta última dio a conoce los resultados de dos estudios que descartaban emisiones de metilcloroformo, nitrobenceno e isobutano.

    El pasado fin de semana, el intendente Martínez aseguró que habían pasado al menos 48 horas sin contaminación, por lo que confirmó el término de la alerta amarilla y el reinicio de las clases, en momentos en que habían más de 400 casos de personas intoxicadas.

    Codelco Ventanas dio una señal de lo que vendría posteriormente. El lunes 3 de septiembre esa división de la cuprífera estatal paralizó tres de sus cuatro convertidores luego de detectar en la mañana de este lunes altas emisiones de dióxido de azufre, aunque sin superar la norma, según se defendieron por medio de un comunicado.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...