El 5 de abril pasado la Corte de Apelaciones de Concepción ya había acogido el recurso de amparo presentado por el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) en contra de Carabineros de Chile, cuyo fallo fue confirmado por el máximo tribunal.

Los hechos ocurrieron el 13 de marzo cuando personal policial “fuertemente” armado se presentó en el domicilio de los amparados. Entonces les informaron que se encontraban realizando diligencias de investigación por un delito de hurto y que requerían acceder a su propiedad.

La propietaria les informó que no podían acceder, ya que su marido no se encontraba y él era quien tenía que autorizarlos. Sin embargo, de acuerdo a lo establecido por la Justicia, funcionarios de Carabineros la empujaron, lo que causó la reacción de su hija embarazada, quien grabó el procedimiento con su celular, ante la presencia de su hijo menor de edad.

Los uniformados le arrebataron el aparato, lo arrojaron al suelo y luego tomaron por el cuello a la pareja de la mujer. Finalmente, detuvieron al dueño de casa y cuidador del lugar cuando este venía llegando a su domicilio, apuntándolo con armas y obligándolo a bajarse de su camioneta.

El fallo sostiene “que conforme a la integridad de lo expresado, cabe concluir que el obrar de la fuerza pública fue a todas luces exagerado, intimidatorio y desproporcionado”. Además, el dictamen señala que el procedimiento fue también “atentatorio a la dignidad de los amparados”.

La jefa regional del Biobío del Instituto Nacional de Derechos Humanos, Carolina Chang, precisó que “la Corte hace peticiones concretas a Carabineros y a la Fiscalía, medidas que deben ser informadas a la Justicia, en lo que el INDH tendrá un rol crucial para darles seguimiento”.