• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    De acuerdo a las denuncias efectuadas por comunidades y organizaciones en el territorio de la comuna de Cunco, Región de la Araucanía, un proyecto hidroeléctrico fue ingresado al Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) e involucra a una familia terrateniente, incluyendo al diputado René Manuel García (RN), quienes actuarían en bloque a favor de la intervención de proyectos de energía.

    El movimiento Cunco por la defensa del río Allién indicó que el parlamentario García “es un enemigo de la cuenca del río y del medio ambiente”, esto, por su relación con el proyecto hidroeléctrico “Santa Olga” que busca intervenir el río para la generación de 17,9 MW.

    La iniciativa se ha hecho pasar como “mini central”, sin embargo, se han identificado una serie de impactos a una amplia escala. El titular del proyecto es la Sociedad Hidroeléctrica Santa Olga SpA, representado por Cristián Fernando Pérez Rossi. Desde las organizaciones locales se ha señalado que este proyecto está directamente relacionado con la familia García, incluyendo la posesión de terrenos en las inmediaciones y apropiación de derechos de agua en el territorio.

    La Sociedad se relaciona con la empresa Conpax, del rubro construcción civil pesada, con presencia principalmente en los sectores de Infraestructura, Minería y Energía, y orientada a clientes tanto públicos como privados. Entre las especialidades se encuentran obras de infraestructura vial, sanitarias, hidráulicas, hidroeléctricas, eólicas, portuarias, movimientos de tierra, túneles, montaje industrial y casas para el segmento inmobiliario.

    Asimismo, desarrolla negocios en las modalidades de construcción directa, Asociaciones Público Privadas (APP), contratos de Ingeniería-Adquisiciones-Construcción (EPC’s) y contratos llave en mano, entre otros.

    Previo al ingreso de este proyecto al SEA, en la localidad de Cunco, se han realizado diversas manifestaciones en oposición a este tipo de intervenciones, las que se contraponen con los anhelos de preservación y propuestas por el buen vivir realizadas por las comunidades.

    “Santa Olga vendría a ser la primera represa en la región. También invadirá un río que es muy importante para la cuenca del Toltén, el río Allipén. Se creará un lago artificial, una pérdida territorial importante para las tres comunidades aledañas”, señala Daniela Morales, abogada vinculada a la Red por la Defensa de los Territorios.

    Publicado en Mapuexpress

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...