• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Hasta la Organización Internacional del Trabajo (OIT) llegó este viernes Bárbara Figueroa, presidenta de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), junto a una comitiva de la organización. El motivo: interponer una reclamación contra el Estado de Chile por los despidos masivos de trabajadores y trabajadoras del sector público desde que comenzó el gobierno de Sebastián Piñera.

    En su demanda, la colectividad acusa “motivaciones políticas”, que conllevan al “incumplimiento de modo flagrante a lo establecido en el Convenio N° 111, sobre la discriminación (empleo y ocupación), ratificado Chile en 1971”.

    Este convenio precisa que “la discriminación constituye una violación de los derechos enunciados por la Declaración Universal de los Derechos Humanos, y que el término discriminación comprende ‘cualquier distinción, exclusión o preferencia basada en motivos de raza, color, sexo, religión, opinión política, ascendencia nacional u origen social que tenga por efecto anular o alterar la igualdad de oportunidades o de trato en el empleo y la ocupación’”.

    Esta acción, junto a la presentación de recursos de protección, son parte de las iniciativas que la CUT y ANEF acordaron presentar en respuesta a la serie de desvinculaciones injustificadas a trabajadores del sector público.

    Sobre esto, la presidenta de la CUT señaló que “no solo estamos preocupados por los más de 700 casos de despidos en la administración del Estado, sino por lo que pueda ocurrir de aquí a noviembre, cuando se inicie el proceso de renovación de los contratas. Por lo tanto, viendo que ese ha sido uno de los sectores más afectados hoy día, incluso más que los honorarios, nos parece que es del todo relevante poder generar estos llamados de atención a la autoridad. Esto, sin duda que se va a completar con otros recursos, con otros instrumentos, que la legislación o que el marco de los convenios internacionales nos permiten”.

    La dirigente agregó que el propósito de dicha reclamación también tiene que ver con una revisión más profunda de las formas con que el Estado actúa: “Esto no solo tiene que ver con despidos políticos, sino también con la falta de regulación de la administración pública, con la disposición y la capacidad que tienen los gobiernos de turno de poder determinar la cantidad de trabajadores o funcionarios o el perfil de los funcionarios que tienen que estar en la administración del Estado. Esto en el fondo, es hacerse cargo del debate de fondo, que es garantía de trabajo estable”.

    Fuente: Sindical.cl

    Anuncios
    Loading...