• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    En la semana que la Cámara de Diputados vota en su tercer trámite el Presupuesto 2019, otro proyecto ha puesto las alarmas en las bancadas de oposición por los efectos que podrían significar. Se trata de la privatización de instituciones como la Dirección General de Aguas.

    La explicación se da por la urgencia de “discusión inmediata” que el Gobierno le dio al proyecto “Pro Inversión” del Ejecutivo, que tendrá que ser debatido y votado tras la discusión presupuestaria antes del jueves 29 de noviembre, y que incluye modificaciones que establecen la privatización de las funciones fiscalizadoras de la Dirección General de Aguas.

    Según detalló el diputado Daniel Núñez (PC) “se privatiza una función fiscalizadora que actualmente tiene la Dirección General de Aguas (DGA) y se le entrega a un perito privado que se va a inscribir en un registro y que va a hacer la fiscalización en terreno, pero va a ser pagada por el demandante del derecho al agua, es decir, generalmente grandes empresas agroindustriales o empresas mineras”.

    En la práctica, denuncia el diputado Núñez, es una abierta privatización de la labor fiscalizadora de la DGA, que beneficiará principalmente a las grandes empresas y a las mineras. “Deja en el total desamparo a los campesinos y a las comunidades. Esto va a legalizar el robo de agua que se ha denunciado en la provincia de Petorca, en la región de Coquimbo y que lamentablemente se ha extendido a todo Chile”, agregó Núñez.

    Por su parte, la jefa de la Bancada Regionalista, diputada Alejandra Sepúlveda (FREVS), hizo hincapié en su desacuerdo con que “la fiscalización se traslade a privados y que sean ellos mismos los que quieren la inversión, los que quieren hacerse dueños de esas aguas, los que hagan el informe para que esté ok desde el punto de vista productivo y desde el punto de vista medioambiental. No corresponde, eso es entregarle al gato la carnicería”.

    Además, agregó, “como parlamentarios, lo que nos preocupa es la forma de tramitar, o sea, esta forma que está empujando el Gobierno que nos están diciendo discútanlo inmediatamente, vótenlo inmediatamente, cuando solo en esta pasada nos damos cuenta de una arista, cuántas otras complicaciones más podemos encontrar en este proyecto de ley que, entre comillas, se le dice de inversión”.

    En este sentido, Sepúlveda indicó que “acabamos de pedirle al presidente subrogante, diputado Jaime Mulet, la posibilidad de solicitar al Ejecutivo que le baje la urgencia, y que nosotros podamos en cada una de las comisiones, chequear las consecuencias de esta ‘ley de mejorar la inversión’, pero que en definitiva lo único que va a hacer es concentrar la inversión y a todos los agricultores más pequeños, a los pequeños mineros, a todas las inversiones que se puedan realizar, en el fondo seguir concentrando la tierra y seguir concentrando en algunas manos la riqueza del país”, concluyó la parlamentaria.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...