• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Este miércoles, seis dirigentes y representantes de orgánicas de izquierda de dentro y fuera del Frente Amplio se reunieron para discutir sobre sindicalismo, en el conversatorio “Movimiento de trabajadores: perspectivas desde la izquierda”, organizado por Izquierda Autónoma y el Frente Sindical del Movimiento SOL.
    El encuentro, al que asistieron miembros de Nueva Democracia y del Movimiento por la Dignidad, se dio en medio de las conversaciones que distintas orgánicas del bloque están teniendo para propiciar una eventual fusión de grupos, para constituir un partido de izquierda en la coalición.
    Respecto al encuentro, los participantes se mostraron críticos a la labor que desarrolló la Nueva Mayoría en materia laboral. Nicolás Aldunate, dirigente de los honorarios del Estado y miembro de IA, afirmó que “la situación de precariedad de los trabajadores a honorarios es responsabilidad directa de la Concertación. Hoy no pueden desentenderse de eso”.
    Rosario Olivares, dirigenta del Colegio de Profesores y militante de SOL, planteó por su parte que “Las demandas gremiales son fundamentales, pero eso no basta. Debemos pensar nuestro propio quehacer, discutir cuál es la educación que queremos. Sacar al mercado no es sólo mejorar nuestras condiciones de trabajo, es mejorar la educación que entregamos”.
    Cristián Cuevas, sindicalista y parte de ND, aseguró que “el gobierno de Piñera viene a reconstituir el orden neoliberal, y en eso ya tienen ayudas desde el mundo de la NM, porque para esos sectores, incluso del PS, no hay diferencias de proyecto”. Y Atilio Herrera, del Movimiento por la Dignidad, agregó que “para pensar en la unidad, hay que detenerse a evaluar cuál ha sido el rol de la izquierda tradicional en el movimiento de trabajadores. En el llamado del ‘todos contra Piñera’ se esconden distintos programas y ahí es donde debemos disputar el programa”.
    La dirigenta del “Movimiento Cabreados” de la ANEF, Orietta Fuenzalida, planteó por su parte que “las directivas de la CUT y la ANEF son militantes de partidos de gobierno” y que para organizarse, los trabajadores “debemos acordar cuál es la demanda general que beneficiara al conjunto de la clase trabajadora. Y para eso es necesario pensar nuestra política de alianzas, que no puede ser para defender lo que se avanzó”.Y el abogado laboralista José Luis Ugarte puntualizó en que se deben preguntar “si se pueden esperar cambios sin centralidad política para los partidos y sin un mov. sindical que las defienda”.
    Anuncios
    Loading...