• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Un grupo de exploración en kayak se lanzó por el río Carampangue desde lo alto de la cordillera hasta el Golfo de Arauco. En su recorrido constataron que en muchas zonas, unos pocos metros más lejos del curso de agua, la escasa cobertura de plantas nativas como quilas, helechos y plantas arbustivas, desaparece, y las plantaciones de monocultivos forestales de pino y eucalipto, dominan el paisaje.

    De esto trata el documental “La Otra Cordillera”, una producción de MVMT junto al colectivo Bestias del Sur Salvaje. Ahí, se indica que las principales amenazas para el ecosistema de la Cordillera de Nahuelbuta son, justamente, la sustitución de bosque nativo por plantaciones de monocultivos forestales, los incendios forestales, agricultura intensiva y también la extracción de leña y la sobreexplotación de especies nativas.

    La cordillera de Nahuelbuta se localiza entre las cuencas del río Biobío y del río Imperial, entre las regiones del Biobío y la Araucanía. Los cerros se extienden por cerca de 200 kilómetros en sentido norte-sur, y su altura máxima alcanza los 1.530 metros sobre el nivel del mar. En ese territorio, el río Carampangue recorre unos 70 km en dirección hacia el oeste, atravesando las comunas de Curanilahue y Arauco, desembocando en el Golfo de Arauco.

    Los cerros de Nahuelbuta son considerados como un área de alto valor de conservación y reserva mundial de la biodiversidad. Esto por sus altos niveles de diversidad de especies y de endemismo, concepto que implica que sólo es posible la presencia de estas especies de forma natural en esa zona. Además, las características físicas del cordón de cerros han favorecido históricamente la persistencia de algunas especies, incluso durante la última glaciación.

    La alta riqueza de especies y endemismo de la Cordillera de Nahuelbuta es atribuida a que actúa como una zona de convergencia entre los bosques templados caducifolios y los matorrales que caracterizan la zona mediterránea del centro sur de Chile, y la vegetación siempre verde de los bosques valdivianos. Esto conforma un ecosistema de transición o ecotono, que presenta especies remanentes desde el periodo Mesozoico de origen Gondwanico, y especies del periodo Terciario de origen tropical.

    Algunas especies de flora y fauna endémicas de Chile y presentes en Nahuelbuta, que están amenazadas y en riesgo de extinción, son: el árbol Queule (Gomortega keule), el Pitao (Pitavia punctata), la ranita de Darwin (Rhinoderma darwini), el sapo de Contulmo (Eupsohus contulmoensis), el zorro de Darwin (Lycalopex fulvipes) y el marsupial monito del monte (Dromiciops gliroides) entre otras.

    Así, en su recorrido por el río Carampangue, el grupo de exploración percibe la escasa abundancia de aves en torno al río, mientras algunos obstáculos en el curso de agua les obligan a adentrarse por caminos forestales para poder retomar el río en su descenso. Junto a esto, abordan relatos de los habitantes de ese territorio sobre los trastornos socioambientales en la zona en las últimas décadas.

    Según el censo forestal y agropecuario realizado por Conaf, un 82% de la superficie total de la comuna de Curanilahue (82.056 hectáreas) corresponde a plantaciones de monocultivos forestales de pino y eucalipto, para producción de pulpa de celulosa y papel para exportaciones.

    El mismo documento señala que la principal cobertura de suelo en la provincia de Arauco corresponde a plantaciones de monocultivos forestales, con una superficie de 315.331 hectáreas, siendo la especie más representada el Pinus radiata, con un 63% de la superficie total de plantaciones, siendo lo demás Eucalyptus globulus (33%), Eucalyptus nitens (3%) y otras (0,8%).

    Además, se indica que en el periodo 1998-2008 la superficie de plantaciones forestales aumentó en 36.824 hectáreas, mientras que la de bosque nativo habría aumentado sólo 300 hectáreas.

    El documental

    “La Otra Cordillera” es una producción de MVMT junto al colectivo Bestias del Sur Salvaje. La pieza audiovisual fue dirigida por por Nicole Ellena y Erick Vigouroux y producida por Jens Benöhr y Nicole Ellena. El guión fue desarrollado por Nicole Ellena y Jens Benöhr; las cámaras por: Cristóbal Croxatto, Javier Sanhueza, Paulo Urrutia, Claudio Vicuña y Erick Vigouroux. El montaje y la edición fue realizado por Nicole Ellena y Erick Vigouroux, narrado por Andrea Serrano y con música de Benjamín Villaseca. El grupo de exploración en kayak estuvo compuesto por: Canela Astorga, Jens Benöhr, Gabriel Ceballos y Paulo Urrutia.

     

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...