• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    En conversación con Radio y Diario Universidad de Chile, el académico uruguayo, Eduardo Gudynas, comentó los principales contenidos de su nuevo libro “Extractivismos y corrupción: anatomía de una íntima relación” en el que se aborda la relación entre el extractivismo y la corrupción en Sudamérica.

    Gudynas señaló que, si bien su texto no es una investigación policial en la que se dé cuenta de los personajes involucrados, o de los montos de dinero transados en las principales operaciones de corrupción de la región, sí remite a una investigación de los puntos en común que se han identificado en los diferentes casos.

    “Lo que analiza son esos vínculos de cuál es el papel de la corrupción en nuestra relación con unos estilos de desarrollo que están asentados sobre una explotación muy intensiva a la naturaleza”, explicó.

    En esa línea, Gudynas dijo que “el mensaje del libro es que muchas de las prácticas que hoy conocemos en minería, petróleo o agroindustria de exportación, o en el sector forestal o en la pesquería, la corrupción está presente por varias razones”.

    El secretario ejecutivo del Centro Latinoamericano de Ecología Social indicó que dicha relación se genera porque con el daño ambiental que provocan los grandes proyectos extractivitas, necesitan de negocios ilegales para ser apoyados, pues de no ser por las influencias de dinero, difícilmente serían aprobadas iniciativas tan nocivas para el medio ambiente.

    Además, comentó que también puede generarse la corrupción para conseguir una concesión minera o petrolera, y en otras situaciones es “para conseguir excedentes de dinero que alimentan redes de partidos políticos y prácticas, sobre todo, electorales”.

    Por otra parte, Eduardo Gudynas señaló que los medios de comunicación tienen un papel importante en estos casos, pues suelen ser aprovechados por las grandes empresas para limpiar su imagen, y tienden a ocultar el real daño que se ocasiona en las comunidades y zonas naturales.

    “El libro advierte que el paquete que llamamos corrupción incluye prácticas ilegales y también alegales, que son aprovechar vacíos de la normativa para conseguir beneficios que la normativa tal vez quisiera evitar, ahí están todas esas prácticas de comprar espacios en los medios de prensa con lo cual yo anulo ciertos debates”, comentó.

    Frente a este ejercicio del poder en los medios, Gudynas advirtió que los ciudadanos tienen un rol clave pues, a través de nuevas plataformas, son ellos quienes tienen la posibilidad de trasparentar los daños ambientales que ocurren en lugares más alejados y que los medios tradicionales ocultan.

    Agregó que los medios suelen segmentar los casos de corrupción dando cuenta solo de lo ocurre en determinados partidos políticos, “pasando cuentas”, sin embargo, es una práctica ilegal de la que han participado todos los sectores.

    Además, el secretario ejecutivo del Centro Latinoamericano de Ecología Social comentó que, si bien los casos que se han dado aquí en Chile parecieran distanciarse de los de Brasil o Argentina, esto no es así, ya que tienen varias características comunes.

    “En el caso chileno lo que ha sucedido aquí con el pago a los legisladores, después lo que ha sucedido con el caso que la prensa ha llamado milicogate, y lo otro que me impacta es el caso de la reforma de la Ley de Pesca, donde participó un legislador que, además, venía del movimiento sindical, esos casos también están dentro de los más importantes de todo el continente”, aseveró.

    Eduardo Gudynas indicó que esta relación entre extractivismo y poder se ve facilitada y potenciada por la gran cantidad de dinero que genera el trabajo de sectores naturales, que al ser tan rentables son muy atractivos para los empresarios que no tienen problemas en usar sus grandes ganancias para asegurar el futuro de sus proyectos, aun cuando eso se relacione con ilegalidades.

    “El extractivismo es como la miel, porque mueve tan enorme cantidad de dinero que es uno de los rubros donde van a parar aquellos que desean aprovechar esas prácticas. Es demasiado grande el caramelo, porque los niveles de excedentes son enormes y ¿por qué es enorme? porque, por ejemplo, no se incorporan los costos económicos del daño social o ambiental, entonces, sobrando tanta plata, es muy atractivo”, advirtió el especialista.

    Eduardo Gudynas

     

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...