• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El ex presidente Ricardo Lagos responsabilizó a las universidades de que el Crédito con Aval del Estado (CAE) “no funcionara”. Las declaraciones del ex mandatario formaron parte de su respuesta a la comisión investigadora sobre este tema, la cual fue publicada en su sitio web.

    Según Lagos, el mecanismo fue diseñado para que permitiera que los estudiantes accedieran “a recursos privados a tasas de interés razonables y condiciones de pago ajustadas a las características del sistema educacional”.

    “Para que el sistema funcionara se debía asegurar la calidad de las instituciones de educación superior que recibirían el crédito y que garantizarían a los jóvenes una formación adecuada, para insertarse en buenas condiciones en el mercado laboral, y de esa forma contar con las condiciones económicas suficientes para poder sobrellevar el pago de su crédito”, dijo Lagos.

    “Sin embargo, el ente de aseguramiento de calidad resultó ser una entidad integrada por representantes de las instituciones de educación superior que, más que velar por la calidad del sistema, se transformaron en representantes de los intereses de sus representados”, puntualizó el ex presidente socialista.

    En ese sentido, en la misiva, Lagos apunta que la Comisión Ingresa era la encargada de administrar el sistema y estaba compuesta por cinco altos funcionarios del Estado y tres de las instituciones de educación.

    “Estos últimos integrantes terminaron siendo representantes de los intereses de dichas instituciones lo que hizo que, entre otras cosas: no modificara nunca la tasa de interés, incluso cuando las circunstancias lo permitían, ni tampoco la cantidad de créditos que se otorgaban; no impidiera que se otorguen créditos por cinco años a instituciones acreditadas por dos y que no analizara la empleabilidad de las carreras que se ofrecían”, afirmó.

    “Estos factores, sumados al temor a rebajar tasa para no incrementar los costos públicos, y la ejecución de licitaciones poco convenientes para el fisco, implicaron que el sistema no se ajustara adecuadamente a las necesidades de sus usuarios, ni a la conveniencia fiscal”, concluyó el ex mandatario.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...