• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Ocho familias de San Fabián presentaron ante el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) un recurso de invalidación contra la resolución de calificación ambiental que visó las líneas de alta tensión del proyecto del Embalse La Punilla.

    La iniciativa contempla 72 torres repartidas en un tramo de 23 kilómetros, que buscan conectar la central hidroeléctrica con la Subestación San Fabián. Fue aprobado en agosto con nueve votos a favor y la abstención del seremi de Obras Públicas, por tratarse del organismo mandante.

    Al respecto, Ricardo Frez, abogado de la ONG Defensa Ambiental, que representa a las familias, señaló que “el recurso busca volver el proyecto a cero”: “Durante todo el proceso de evaluación identificamos una serie de irregularidades que, primeramente, el SEA exigió al titular que las corrigiera, pero luego estimaron que no era necesario seguir insistiendo en dichas observaciones”, indicó el profesional.

    Por su parte, César Uribe, uno de los solicitantes del recurso de invalidación, señaló que la situación actual es la de tener “al Estado como mandante del proyecto, quien lo aprueba a través del SEA y quien los fiscaliza, entonces vemos que hay una incompatibilidad de funciones”.

    De acuerdo a lo indicado por el solicitante, dentro de las principales afectaciones de las torres de líneas de alta tensión son el perjuicio al turismo como principal foco de desarrollo económico de la comuna.

    “Estas torres van a venir a marcar ese paisaje para siempre, afectando y perjudicando todo el emprendimiento y la economía asociada al turismo en esa zona, además del daño humano que la empresa ha negado, y las problemáticas por ejecución de obras sobre afectaciones por ruido, tránsito, polvo, y cantidad de trabajadores en el lugar (más de 3 mil personas)”, señaló Uribe.

    Si bien no hay confianza en que el SEA cambie su resolución, los impugnadores buscan agotar la vía administrativa, para luego recurrir a los Tribunales Ambientales de Valdivia, donde esperan que se discuta y analice técnicamente el proyecto.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...