• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    En una entrevista con el diario español El País, el fiscal Emiliano Arias, apuntó a la “cultura del encubrimiento” existente de la Iglesia Católica chilena, y aseguró saber que el clero “destruyó evidencias” sobre abusos sexuales.

    Las declaraciones de Arias tienen lugar a menos de un mes de que interrogue como imputado al arzobispo Ricardo Ezzati, en el marco de la investigación que desarrolla para determinar si hubo o no encubrimiento de parte de miembros de la Iglesia en casos de abuso sexual, y en la cual deberá indagar cerca de 90 investigaciones canónicas realizadas a partir de 2007.

    En esta línea, Arias apuntó hacia “la cultura del encubrimiento dentro de la Iglesia Católica chilena que ha posibilitado la comisión de delitos al interior de la organización”, y cuestionó, en este sentido, el rol que han cumplido los obispos de la institución, ya que a pesar de que no tienen la obligación de denunciar, “¿pueden ampararse en que no están obligados para no trabajar estrechamente con la autoridad civil denunciando los delitos contra los menores de edad? Es igual que si hubieran tenido debajo de una capilla muchos muertos y solo hubieran hecho investigaciones canónicas”, afirmó el fiscal Arias.

    “¿Quién es el responsable de una organización y de lo que ocurre en un territorio? El obispo. ¿Por quién pasan todas las denuncias de abusos sexuales contra niños, niñas y adolescentes? Por el obispo. Conocen los hechos durante todo el proceso”, añadió el persecutor.

    En este contexto, Arias anunció que “vamos a hacer un juicio histórico y espero que seamos capaces de establecer que si determinados obispos hubiesen cumplido con las debidas diligencias, se hubiesen evitado una buena parte de los delitos de abusos sexuales contra menores cometidos por los religiosos chilenos”.

    Asimismo, el fiscal reconoció que el Papa Francisco fue quien abrió el camino para que comenzaran a indagarse en los casos, luego del complicado paso que tuvo el Pontífice por Chile, en enero pasado, cuando entregó un polémico respaldo al obispo Juan Barros, asegurando que todas las acusaciones de encubrimiento hacia este sacerdote eran “calumnias”.

    Para el persecutor, la posterior carta que Francisco envió a los obispos de la Conferencia Episcopal, “es potente”. “Un jefe de Estado nos dice en nuestra cara que algunos de sus ciudadanos organizados en Chile tienen una cultura del encubrimiento y del abuso. ¿Veamos entonces qué hechos concretos están encubriendo y los nombres de los posibles encubridores?”, concluyó Arias.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...