• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Francisco Orrego fue confirmado durante la tarde de este martes como el nuevo presidente del directorio de Televisión Nacional de Chile, decisión que fue comunicada por la ministra vocera de gobierno, Cecilia Pérez, quien expresó el “agradecimiento” del presidente Sebastián Piñera a Orrego por aceptar el cargo por los próximos cuatro años.

    “En el caso de TVN, es público que en los últimos cuatro años no solamente perdió liderazgo y audiencia, sino que también 60 mil millones de pesos, que es casi el capital completo de TVN. Por lo mismo, el desafío es poder trabajar y preguntarse cuál es el rol de un canal del Estado”, afirmó Cecilia Pérez tras el anuncio.

    Francisco Orrego se desempeñaba como subdirector en las áreas constitucional, legislativa y política del centro de estudios Libertad y Desarrollo. Antes, fue presidente de la Sociedad Nacional de Pesca (“Sonapesca”), y en 2012 fue designado por el mismo Piñera como subsecretario de Minería, luego de la salida de Pablo Wagner.

    Además de Orrego, el gobierno designó a otros tres directores: el ex presidente de Evópoli, Jorge Saint-Jean; el ex asesor de Piñera durante su campaña, Gonzalo Cordero; y el asesor de Renovación Nacional, Sebastián Guerrero, quienes deberán ser confirmados por el Senado.

    La ministra Pérez también anunció que se designó a Gastón Gómez como presidente del Consejo Nacional de Televisión.

    Tras la confirmación de la llegada de Orrego a la presidencia de Televisión Nacional de Chile, varias personas en las redes sociales recordaron su desempeño al mando de “Sonapesca”, donde ejerció un intenso lobby -y otras acciones- a favor de la cuestionada ley de pesca.

    El 21 de enero de 2016, El Ciudadano publicaba un reportaje donde se apuntaba “la furia del empresariado” ante la posibilidad de que la ley de pesca -o “ley longueira” como se le conocía en aquel entonces- se anulara.

    En la nota, el parlamentario Sergio Aguiló emplazaba a “Sonapesca”, y en particular a su presidente, Francisco Orrego a “hacer negocios limpios antes de involucrarse en la actividad política contingente y calificar de manera incorrecta un acto absolutamente constitucional, como es la facultad y el legítimo derecho del que gozan los parlamentarios de presentar mociones de ley que han sido declaradas admisibles por la mesa de la Cámara Baja, como en este caso puntual, el proyecto de anulación de la Ley Longueira”.

    Moción que permitiría la anulación de la ley de Pesca desata la furia de la derecha y el empresariado

    Posteriormente, en septiembre del mismo año (2016), otra nota de El Ciudadano informaba de una denuncia del Consejo Nacional de Defensa del Patrimonio Pesquero (Condepp), público detractor de la cuestionada Ley de Pesca, que acusaba una “actitud de menoscabo” del diario El Mercurio respecto a su organización, y una discriminación en favor de otras que apoyan abiertamente la “Ley Longueira”, como “Sonapesca”.

    “Ley Longueira”: Acusan a El Mercurio de favorecer la posición de la industria pesquera

    Pero Orrego también defendió abiertamente en los medios a la corrupta ley de pesca. En una recordada entrevista con radio Cooperativa, el nuevo presidente del directorio de TVN señaló que una eventual anulación de la legislación “no sólo va a afectar al sector pesquero en su conjunto, esto es tanto industriales como artesanales, sino que al país completo (…) Va a significar un golpe para aquellas regiones donde la pesca es uno de los motores del desarrollo regional. Va a significar impacto en los desembarques, va a significar impacto en las importaciones y también muy importantemente en el empleo”.

    “Más allá de la inconstitucionalidad que está en juego y de las crisis de confianzas y de respeto de la institucionalidad democrática de este país, también esta medida (la posible anulación), de alguna manera populista y demagógica tiene consecuencias prácticas bien impredecibles”, afirmó Orrego.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...